Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Betis

Mel también puede ser la llave para la renovación de Beñat

El entrenador verdiblanco quiere que Beñat se quede al menos hasta el verano, y ese deseo puede ser fundamental para desbloquear una renovación que preocupa.

José A. Espina

Pepe Mel es mucho más entrenador para el Betis. Es el guía del club durante la travesía desértica desde Segunda hasta el cuarto puesto en Primera, ese cielo deportivo que vive ahora mismo un equipo pensado para la permanencia. El presidente Guillén quiere que el entrenador tenga más atribuciones que las de dirigir a la primera plantilla y con razón: Mel conoce el Betis actual a la perfección y posee ascendente sobre un vestuario que cree en él, sobre todo aquellos jugadores que han llegado a la cima o renacido gracias a su batuta. Casos de Rubén Castro... Y Beñat.

A pesar de contar con jugosas ofertas económicas de fuera, el canario renovó este verano porque se sentía a gusto en un equipo a su medida y con el entrenador que le saca su mejor versión. Beñat llegó a la elite desde Segunda B también gracias a la confianza de Mel y Pepe puede mediar para que el club y el futbolista, con sus agentes incluidos, se pongan de acuerdo a la hora de desbloquear una situación que no es sana por mucho que el de Igorre tire de profesionalidad e intente olvidarse de que sigue sin tener un sueldo acorde con su papel y su rendimiento como bético... Y que el contrato expira en 2014, con lo que el verano que viene costaría mucho menos de esos 20 millones de su rescisión.

Mel y el club saben que será difícil que Beñat renueve de no acceder al deseo de los representantes de bajar esa cláusula, si no los 12 que piden, una cifra intermedia como 14 o 16, aparte del consiguiente aumento de sueldo que convertiría al futbolista en el mejor pagado de la plantilla. Goles como el de Getafe, que ha dado la vuelta al Mundo, así se lo han hecho merecer. Estamos ante un crack: nadie en la Liga ha igualado sus cinco goles de falta en estos 15 meses... Y con un porcentaje del 15 por ciento de efectividad en sus friquis, muy por encima del de Messi (tres goles, 7 por ciento) y Cristiano (dos goles, 3 por ciento).