Liga de Campeones

liga de Campeones

campo fútbol
jugadores

Liga de Campeones | GRUPO E | Chelsea 3 - SHAKHTAR 2

Un cabezazo de Moses en el último suspiro salva al Chelsea

Un gol suyo da la victoria al vigente campeón y aprieta la clasificación del grupo. También marcaron Torres y Oscar. Doblete de William.

EFE

Un cabezazo de Moses en el último suspiro salva al Chelsea Ampliar
Los jugadores del Chelsea celebran el gol de la victoria. | IAN KINGTON

Un cabezazo del nigeriano Victor Moses, en el último suspiro tras un córner botado por el español Juan Mata, dio la victoria al Chelsea (3-2) frente a un sólido Shakhtar Donetsk, que mereció más en este encuentro del grupo E de la Liga de Campeones.

El conjunto dirigido por el italiano Roberto di Matteo, que se adelantó en dos ocasiones gracias al español Fernando Torres y al brasileño Óscar, terminó llevándose los tres puntos ante un Shakhtar que dominó la mayor parte del encuentro, pero al que lo condenaron los errores de su portero Andriy Pyatov.

La victoria "in extremis" de los "blues" los empata a siete puntos en la cabeza del grupo E con el conjunto ucraniano dirigido por Mircea Lucescu, y solo un punto por encima del Juventus, a quien los ingleses aún tienen que visitar en Italia.

En un inicio trepidante con ocasiones en ambas porterías, fue precisamente el ''Niño'' Torres, en un alarde de picardía y tesón, quien adelantó a su equipo justo después no haber sabido resolver un mano a mano con el portero del Shakhtar, Andriy Pyatov.

En la jugada siguiente, la presión del Chelsea a la salida delbalón forzó a Pyatov a despejar como pudo el balón, que para su infortunio rebotó en Torres y acabó en el fondo de la red.

Solo tres minutos le duró la alegría al actual campeón de Europa que vio cómo su verdugo en Donetsk, el brasileño Fernandinho, llegaba hasta la línea de fondo y retrasaba el esférico al punto de penalti, donde su compatriota Willian fusiló la portería blue.

El tanto visitante no hizo más que espolear aún más un partido sin control en el medio campo y con transiciones fugaces que descolocaban una vez tras otra a las zagas de los dos equipos.

En este correcalles, la armada brasileña del Shakhtar hizo esforzarse al máximo a Cech, mientras que en el otro área, Mata, Eden Hazard y Óscar trazaban triangulaciones que creaban claras ocasiones de gol para Torres, muy activo en los compases iniciales.

Para alivio de las defensas y los arqueros, el encuentro sesosegó a partir de la media hora cuando los ucranianos impusieron su dominio en la medular mientras los "blues", sin la clarividencia del lesionado Frank Lampard, esperaban su oportunidad al contraataque.

Un disparo del brasileño Alex Teixeira que se marchó acariciando el poste derecho de la meta de Cech fue la mejor oportunidad del Shakhtar hasta que su portero Pyatov volvió a equivocarse al despejar el balón tras un centro de Mata en el minuto 40.

Óscar recogió el regalo cerca del círculo central y, viendo al guardameta avanzado, convirtió el segundo tanto con un disparo elevado desde 40 metros.

Sin embargo, el Chelsea se mostró de nuevo incapaz de mantener la ventaja y justo dos minutos tras el descanso, en una jugada muy similar al primer gol del Shakhtar, Willian aprovechó un centro raso del croata Darijo Srna para colocar las tablas en el marcador.

Lejos de conformarse con el empate, el Shakhtar continuó acechando el área de Cech y a punto estuvo de culminar la remontada con un misil desde la frontal del rumano Razvan Rat que se estrelló contra el palo izquierdo de la portería.

Con Mata, Hazard y Óscar incapaces de combinar y perdidos entreel entramado defensivo diseñado por el entrenador rumano Mircea Lucescu, los desmarques constantes de Torres y las jugadas de estrategia parecían las únicas cartas "blues" para crear peligro.

En los instantes finales, el Chelsea, con más empeño que clarividencia, atacó con más insistencia el área rival dejando descubierta su línea defensiva y dando más espacios que el Shakhtar no supo aprovechar.

Los ucranianos acabaron pagando su falta de resolución ante la portería de Cech cuando, en el último suspiro del encuentro, Mata botó un córner que Moses, que había ingresado en el campo en el minuto 81, cabeceó al fondo de la red generando el éxtasis en Stamford Bridge.