Liga BBVA

liga bbva

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | VALENCIA 2-ATLÉTICO 0

El Atleti cae con la cabeza alta

El Valencia ganó un partido bronco. Soldado marcó un golazo y Valdez sentenció. El visitante no perdía desde el 11 de abril. Dos penaltis a Falcao sin pitar

Iñako Díaz-Guerra
El Atleti cae con la cabeza alta Ampliar
CAÍDA. Victor Ruiz, que sustituyó a Rami y que ya tenía una tarjeta amarilla, hizo una falta a Falcao en el borde del área en la segunda parte del partido. |

Hoy les dolerá todo. Pero ambos equipos podrán recordar lo sucedido ayer en Mestalla, en una intensísima (que no bonita) batalla en el barro y sacar conclusiones positivas. El Valencia no jugó bien, sigue dejando rastro de equipo más limitado de lo que su estupenda plantilla promete y se pasó la segunda parte metido en su campo, más pendiente de que no sucediera nada que de intentar crear él algo, retozando en el césped con la ilusión de un adolescente a la mínima ocasión. Pero ganó un partido que no le ofrecía otra opción de supervivencia. Durmió a once puntos del Atleti y, sobre todo, a cuatro del Málaga. Le queda por escalar, pero mejor el Kilimanjaro que el Everest.

En cuanto al Atleti, se acabó la racha. No perdía desde el 11 de abril y encadenaba trece victorias consecutivas. El fin tenía que llegar y lo hizo sin dejar daños irreparables en el equipo de Simeone. Hasta Mestalla, todo le había salido bien y ayer cambió el viento. Mandó durante la mayor parte del encuentro y embistió con fe, pero le faltó acierto. Otros días ganó con menos y la derrota tuvo aire de accidente. Escribía la semana pasada que para derribar al Atleti habría que sudar sangre. Exactamente eso fue lo que sucedió.

Porque el partido fue una sucesión de golpes. Pellegrino y Simeone lucieron sus onces más finos (Feghouli, Jonas y Guardado por detrás de Soldado, y Adrián, Emre y Arda a la espalda de Falcao), pero era un disfraz. Mucha más presión que acierto, más sudor que arte. Tanteo hasta la primera herida. Se la llevó Falcao.

Minuto 17. Arda cabecea un córner y Miranda, de tacón y a bocajarro, provoca una gran parada de Alves. Mientras, Pereira abraza a Falcao como si quisiera llevárselo a casa para exponerlo en una vitrina (se entiende). Teixeira no se entera de nada (su naturaleza) y el colombiano cae al suelo donde acaba con una brecha sangrante en la frente tras pisotón de Soldado. El gesto del delantero che fue extraño, pero como sucedería más tarde en un pisotón de Arda a Pereira, sólo él sabe cuál era su intención.

Cuando sus intenciones quedaron claras fue tres minutos después. Balón bombeado al área de Rami, inquietante pero no peligroso, y Soldado lo transforma en un gol de bandera con una volea a la escuadra. Pañuelos merecidos. Al gol che, reaccionó el Atleti con los mejores minutos de Adrián en la temporada, bien acompañado por Filipe y Arda. Sin embargo, Falcao parecía ayer humano y se cayó al ir a rematar la ocasión más clara.

Teixeira se fue viniendo arriba y (vía cuarto árbitro ocioso) expulsó a Pellegrino por una protesta tan leve que hasta Simeone se quejó del castigo a su rival. Y la cosa empeoró tras el descanso, cuando al árbitro el partido dejó de quedarle grande para resultarle enorme. El Atleti empujaba sin más claridad que la que siempre pone Arda.

Falcao, que es una antiestrella en cuerpo de figura, iba a cada salto como si chocar diera puntos y el Valencia agradecía la oportunidad de parar el juego que le otorgaba cada choque. Él balón sobrevoló a Alves sin hallar destino y Guardado desperdició dos contras claras cuando el Atleti se desfondó. Pero Feghouli no fue tan amable y encontró a Valdez (eficiencia pura) para sentenciar. Así sobrevivió el Valencia y así cayó el Atleti. Con la cabeza alta.