Actualizado

Actualizado a las

Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Melilla 1 - Levante 0

El 'plan B' naufragó pero el Levante llegará vivo al Ciutat

El actual formato copero invita a estas cosas. A pesar del flojo partido de los 'suplentes' de JIM, tendrán la oportunidad de decidir la eliminatoria con una remontada en el Ciuat.

Víctor López

El 'plan B' naufragó pero el Levante llegará vivo al Ciutat Ampliar
El Melilla puso en aprietos al Levante en varios momentos del encuentro, sobre todo Chota, con un poderoso juego aéreo. |

El actual formato copero invita a estas cosas. Porque, a pesar del flojo partido de los 'suplentes' de JIM en Melilla, tendrán la oportunidad de decidir la eliminatoria con una remontada en el Ciuat. Los bostezos se sucedieron en el primer cuarto de hora. Era el Melilla el que proponía más. Ni un sólo pelotazo de los de Juan Moya, muy bien aleccionados para jugar al fútbol siempre que se pueda. Siempre con sentido. Al Levante, por contra, le costó más asentarse. Quizá por la falta de ritmo de muchos de los hombres que puso en liza JIM, quizá por la mayor intensidad que ponían casi siempre los melillenses. Pero el caso es que no se enlazaban cuatro pases seguidos. Chota fue quien despertó al Álvarez Claro con dos cabezazos que se perdieron por poco. Entre medias, un leve intercambio de faltas directas entre Andrés Sánchez y Michel que no llegaron a coger portería. Fue poco antes del descanso cuando el Melilla encontró su tesoro con penalti tan claro como innecesario de Nikos sobre Velasco que este mismo transformó.

Pocos aprovecharon la oportunidad copera. Salvo el desparpajo y las ganas de Rubén el Levante adoleció de todo. Volta cumplió sin fallos aunque tampoco se le exigió demasiado ya que Chota se las veía siempre con un Ballesteros al que sorprendió ver de inicio. Pocos balones le llegaron a Ángel y sólo un tímido disparo se le recuerda a Serrano. La dupla Pallardó-Michel no cuajó y esto provocaba un cortocircuito total en la creación.

JIM tuvo que recurrir al plan B. Asumiendo el riesgo pertinente fue sacando la artillería que tenía en el banquillo. Primero Martins, luego Juanlu... y quedándose con uno más por la expulsión de Carlos David. Pero ni por ésas. Tímidos arreones más por empuje que por juego que pudieron costar, de hecho, alguna contra.

Arreón final. Volta sacó bajo palos cuando Chota sólo tenía que empujar y Rubén tuvo la mejor de cabeza pero se encontró con un paradón de Munir. Ahí murió un partido para olvidar en Orriols pero que desató la fiesta local. Ahora al Ciutat le toca la clásica remontada a las que se acostumbró el año pasado.