Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Sporting 1 - Osasuna 1

Sangoy y Cuéllar dan la victoria al Sporting contra el Osasuna

Un gol de Sangoy sirvió para dar ventaja temporalmente al Sporting en la eliminatoria de Copa, una ventaja que se encargó de mantener el portero evitando el empate.

Manuel Rosety
Sangoy y Cuéllar dan la victoria al Sporting contra el Osasuna Ampliar
Los jugadores del Sporting felicitan a Sangoy, autor del único tanto del encuentro jugado ayer frente a Osasuna. | paco paredes

Un gol del delantero argentino Sangoy sirvió para dar ventaja temporalmente al Sporting en la eliminatoria de Copa, en un partido en el que se vieron mejores detalles en Osasuna, pero que mostró sus problemas de llegada y, sobre todo, de puntería.

El equipo rojillo marcó el paso del partido desde el primer momento, con superioridad en el centro del campo, zona en la que Raoul Loé se imponía, con un trabajo más brillante de Massoud, lo que intentaba complementar el escurridizo Sisi.

Al Sporting le conformaba el control pamplonés para buscar el contraataque. El rapidísimo Mendy dio dos avisos, al ganar con facilidad a Nano, antes de que Álex Menéndez lanzara un centro envenenado al área de Riesgo, donde Sangoy se adelantó y ganó la acción tanto al portero como a la pareja de centrales.

Con ventaja en el marcador, el conjunto local se vio superado por los osasunistas, pero los momentos de más peligro llegaron por errores absurdos de pérdidas de balón de los locales más que por mérito de los visitantes.

Cuéllar aparece. En el segundo tiempo, el conjunto gijonés salió con más decisión, aunque se produjo una jugada clave, en la que Massoud remató libre de marcaje y cuando se cantaba el empate apareció el meta Cuéllar con una espectacular parada. A partir de ese momento, Osasuna dio sensación de haber acusado el esfuerzo de desgaste y control del primer tiempo, lo que coincidió con una fase de mejor juego gijonés, con más intención de combinar. La presencia de Trejo dio otro aire a los rojiblancos, aunque Sandoval asumió demasiados riesgos en la zona defensiva.

En la fase final, los navarros buscaron el empate, pero la defensa gijonesa estuvo mejor por alto y supo despojarse de la presión pamplonesa, con un juego embarullado. El partido estuvo equilibrado en cuanto a méritos durante los 90 minutos de juego, pero decidió el solitario tanto de Sangoy. Las espadas quedan en alto para la vuelta en Pamplona, donde los rojiblancos intentarán hacer valer su ventaja.