Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Deportivo 1 - Mallorca 1

Un empate a casi nada

El gol de Manuel Pablo, lo mejor de un insulso duelo. Geromel igualó el tanto del capitán del Deportivo y el pase a octavos de final de la Copa se decidirá en el Iberostar.

Luis de la Cruz
Un empate a casi nada Ampliar
Oliveira, que estuvo activo pero sin demasiado acierto, pugna por un balón aéreo con un defensor del Mallorca. | SANCHOFOTO

Se suele decir que cada partido es una historia, y el de ayer es un buen ejemplo. Fue flojo, un tostón, pero dejó una gol que no entraba ni en la quiniela del apostante más arriesgado. Manuel Pablo, el gran capitán del Deportivo, engatilló un zurdazo enorme desde fuera del área que se coló por la escuadra de Aouate. El latigazo podría ser uno más de los buenos goles de la temporada, pero cobra valor cuando su autor llevaba nada menos que nueve años y diez meses sin ver puerta. Fue el 30 de enero de 2003 en la Condomina, curiosamente en otro partido de Copa, curiosamente en otro gran remate desde fuera del área, sólo que entonces lo marcó con la derecha, su pierna buena.

En la balanza negativa, por desgracia, también hay historias. La más preocupante la de Uche. El joven nigeriano regresaba tras ocho meses de calvario por una lesión en su rodilla derecha. Su alegría, la de volver a jugar, duró once minutos. Luego vino el gran susto con Jesús Vázquez, aunque parece que la conmoción del pivote andaluz quedará sólo en sudor frío. Con todo, anoche le realizaron un TAC para descartar cualquier problema. A ellos también se les unió Ximo, al que hoy examinarán más a fondo los médicos.

Entre un golazo y varios sustos se disputó un partido de Copa, que dejó bastante aburrimiento en los 17.000 valientes que fueron a Riazor y pocas conclusiones. La más clara es que el Mallorca, gracias al gol de Geromel, tiene una ligera ventaja para el partido de vuelta en el Iberostar.

Lo visto en el campo tiene en parte explicación por los numerosos cambios que hicieron ambos entrenadores. Puede que hubiera motivación en los menos habituales, pero también falta de rodaje, poco acoplamiento y algo de ansiedad por ganarse el puesto. Quizá el Deportivo fue un poco mejor, pero sólo un poquito.

Y ahora, Liga. Deportivo y Mallorca siguen sin ganar e inmersos en un estado semidepresivo de fútbol. Pero lo de ayer no importa demasiado, fue una simple prueba, un reservar piezas y engrasar motores para lo que realmente trascendente: el choque del domingo de Liga. Tres puntos vitales para los dos. Tres puntos para cortar dos nefastas rachas. Por lo visto en Copa, Oltra lleva ventaja en la dinámica del juego y la posesión. Caparrós, en dormir los partidos y la estrategia. Dos estilos para un sólo objetivo: ganar.