Actualizado

Actualizado a las

Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Copa del Rey | Valladolid 1 - Betis 0

El Valladolid mantiene su renta pese a estar media hora con diez

El solitario gol de Bueno obliga al Betis a remontar en Sevilla en el partido de vuelta para acceder a los octavos de final de Copa del Rey.

EFE

Betis en la ida de los dieciseisavos de Copa del Rey gracias a un gol de Alberto Bueno en el primer tiempo y al oficio y pragmatismo que tuvo para aguantar el resultado con diez tras la expulsión de Sereno en el minuto 65 de partido.

Djukic sorprendió con el once inicial, dado que alineó a los dos canteranos que convocó en la jornada de ayer: Lolo y Rubén Peña. También dispuso a hombres poco habituales como Peña o Neira. Mientras, el conjunto sevillano también rotó, ya que Pepe Mel dejó en el banquillo a hombres importantes como Beñat, Rubén Castro o Nelson.

Así, el Betis comenzó el duelo bien atrincherado, esperando al Valladolid en tres cuartos del campo y abogando por transiciones rápidas y certeras. El cuadro blanquivioleta, por su parte, presionaba más arriba e intentaba avanzar metros a través de posesiones más trenzadas.

No obstante, el Real Betis estaba bien armado. Sólido y acompasado, lo que propiciaba que el Real Valladolid sólo consiguiese profundidad cuando Manucho aclaraba el espacio con sus desmarques para la llegada de hombres desde la segunda línea.

El Real Valladolid estiraba bajo esta fórmula su ataque, pero al Real Betis, pese a que apenas acumulaba instantes de dominio, se le veía con más cuajo, con las ideas más claras. Así, Salva Sevilla probó a Jaime con dos disparos lejanos cuando aún no se habían alcanzado los veinte minutos de juego.

Poco a poco, el Real Betis fue estrangulando la zona de creación blanquivioleta, lo que obligaba a los defensas a cambiar de plan y buscar los balones en largo a la espalda de la retaguardia rival.

En una de estas, un balón diagonal encontró al lateral Peña subiendo por su costado, el izquierdo. Éste asistió a Manucho, quien se adentró en el área y buscó de primeras batir a Casto con una vaselina, pero su remate salió desviado.

A renglón seguido, Cañas abandonó el terreno de juego lesionado y entró en su lugar el internacional Beñat, quien cogió la manija de su equipo desde el medio centro.

Entonces, el Real Betis robó parte del dominio a los blanquivioleta, lo que se tradujo en la ocasión más clara hasta el momento del partido. Agra medró por la vertiente izquierda del ataque y cedió hacia atrás a Jonathan Pereira, quien estrelló su disparo a boca jarro en el travesaño.

El equipo sevillano campaba a sus anchas dirigido por un omnipresente Beñat y fijado por la oscura labor de Jorge Molina desde el pivote. Entretanto, el Real Valladolid apenas combinaba y se perdía en un mar de imprecisiones.

No tenía capacidad de sorpresa y la conexión entre sus líneas era inexistente, aunque, hacia los minutos finales del primer tiempo, la intensidad verdiblanca se fue difuminando mientras el Real Valladolid recuperaba parte del control que había perdido.

Así, en el minuto 39, Alberto Bueno obró el primer tanto de la tarde. Remachó de forma acrobática y con la oposición del marcador un buen centro desde la línea de fondo del canterano Manuel Coronado Pla "Lolo".

Tanto que puso por delante a los vallisoletanos y que les despojó de la candidez de minutos atrás. Se envalentonaron y pusieron un ritmo más frenético en los compases finales del primer acto, el cual concluyó con la escasa renta blanquivioleta.

Tras el tiempo de asueto, el bando local sostuvo la impetuosidad con la que acabó el primer tiempo. Mientras el Real Betis incrementó la insistencia de su presión y, con el balón en los pies, empezó a tocar sin ambages.

Jorge Molina rozó el empate tras culminar fuera una serie de paredes de sus compañeros. Sin embargo, esta oportunidad no arredró a los pupilos de Djukic, animados por la voluntariosa presión de Manucho y la seguridad de su zaga.

El empuje visitante se evaporaba, mientas el equipo vallisoletano reforzaba su juego con un par de llegadas en medio del dominio. No obstante, el ritmo del partido se cortó con la expulsión de Sereno por roja directa.

El juez de línea informó a Estrada Fernández de un golpe a Perquis en un saque de esquina a favor del Real Valladolid. El árbitro expulsó a Sereno y dejó al equipo con diez, lo que obligó a que Djukic moviese ficha y diese entrada a Balenziaga por Lolo. Así, Peña pasó al puesto de central y Balenziaga se ubicó en el lateral izquierdo.

Pero esta circunstancia no descompuso al Valladolid, que plasmó paciencia y pausa para paliar la inferioridad numérica. Aún así, el Betis se descolgaba en posiciones atacantes con varios hombres y con Beñat como director de orquesta.

Finalmente, el partido tuvo idas y venidas de uno y otro pero el resultado no se movió. Una renta que otorga una ligera ventana para los vallisoletanos de cara al partido de vuelta.