Copa del Rey

Copa del Rey

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | EIBAR 0 - ATHLETIC 0

El Athletic sufre y tendrá que resolver en San Mamés

Los de Bielsa sudaron ante un Eibar atrevido que complicó mucho las cosas al Athletic. La eliminatoria de los dieciseisavos de Copa llegará con emoción a San Mamés.

EP

Eibar

La SD Eibar ha achuchado hoy al Athletic Club en la ida de dieciseisavos de final de la Copa del Rey disputada hoy en Ipurua, pero el 0-0 final con el que acabó el partido deja la resolución de la eliminatoria para el encuentro de vuelta en San Mamés.

El equipo de Gaizka Garitano le ha puesto muy difíciles las cosas al de Marcelo Bielsa, sobre todo en la primera mitad, pero su falta de acierto en ocasiones claras que ha creado y un par de buenas intervenciones de Raúl Fernández le han impedido ir con ventaja a Bilbao a finales de mes.

Bingen, Mainz, Abaroa y, sobre todo, Joseba del Olmo al filo del descanso dispusieron de buenas oportunidades para adelantar a su equipo, mientras que por el Athletic solo Fernando Llorente metió miedo a Xabi Irureta.

El ariete internacional amagó un par de veces en el primer tiempo, tuvo una buena oportunidad en el segundo y fue relevado cuando bajaba su rendimiento para que entrase Aritz Aduriz. El donostiarra sí marcó, pero fue en fuera de juego.

Un clarísima ocasión de Bingen a saque de córner a los tres minutos de juego, en la que remató mal en el punto de penalti estando completamente solo, avisó al Athletic de los arisca que le iba a resultar la mañana e Ipurua, agradable al principio pero empeorando a medida que pasaban los minutos.

Al equipo bilbaíno no solo le puso dificultades el Eibar sino un par de fuera de juego señalados de manera equivocada por uno de los asistentes de Paradas Romero que abortaron dos buenas oportunidades de marcar de Llorente en el primer cuarto de hora.

Cerró ese primer tramo del choque un remate de Capa en fuera de juego con la que los locales terminaron una jugada en la que una mano dentro del área con anterioridad fue muy protestada por el público local.

Tras unos minutos de mejoría en el juego visitante, los de Garitano volvieron a la carga con un disparo de Mainz al borde del área que Raúl, en una gran intervención, sacó con los dedos a córner.

A medida que se iba llegando al descanso el encuentro se le iba complicando más y más al Athletic, para el que el ex rojiblanco Joseba del Olmo era un continuo dolor de cabeza.

Entre las numerosas jugadas a balón parado provocadas por el de Lutxana, otras dos ocasiones eibarresas. La primera, un cabezazo alto de Amorebieta en acción de estrategia y, sobre todo, un remate fácil dentro del área del propio Del Olmo que el incisivo extremo local mandó increíblemente por encima del larguero.

El descanso fue para el Athletic como el gong salva a un boxeador al borde del k.o. al final de un asalto. Tal era el estropicio que estaba sufriendo su equipo, que el rosarino, en su línea de no esperar demasiado con los cambios, metió a De Marcos y Muniain al campo a la vuelta de vestuarios.

No mejoró mucho de inicio el equipo bilbaíno, pero si más tarde, a medida que iba transcurriendo el choque y el Eibar iba cediendo frescura en lo físico.

Antes, no obstante, Abaroa puso de nuevo a prueba a Raúl en el minuto 57, con un disparo lejano ajustado al palo izquierdo que el meta bilbaíno despejó a córner.

La primera jugada clara de gol del Athletic sin mediar sanción ninguna de por medio, reflejó en el minuto 64 el cambio de rumbo del choque, ya cayendo más hacia la meta de Irureta que a la de Raúl. Llorente, de todos modos, no encontró puerta y mandó el balón arriba a la altura del primer palo tras un centro desde la derecha de Herrera, muy mejorado en la segunda mitad.

Otra ocasión menos clara de Susaeta dio paso al último cuarto del partido, en el que Aduriz entró por Llorente y marcó en el primer balón con enjundia que tocó. Pero lo hizo en fuera de juego y el tanto no subió al marcador.

A partir de ahí, el Eibar, muy cansado, aguantó del marcador y el Athletic, aunque fue encontrando espacios, estuvo demasiado espeso como para impedir el 0-0 final.