Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Betis 1 - Valencia 0

Sin Beñat hay paraíso

El Betis se rehízo a la baja de última hora del vasco y durmió en Champions. Pésima primera parte del Valencia. Soldado no remató el partido de Banega.

Sin Beñat hay paraíso Ampliar
SALVADOR ADRIÁN. El guardameta del Betis volvió a ser un muro infranqueable para el rival. Ayer detuvo un disparo de Soldado muy peligroso casi al final del partido.

Cambiaba la hora anoche, así que el beticismo tuvo 60 minutos más para festejar y/o soñar con las estrellas de la Champions gracias a la quinta victoria de su equipo, tres puntos que permiten a los de Mel adelantar al Madrid otra vez y colocarse cuartos a la espera de lo que haga hoy el cuadro de Mourinho. Esa misma Champions (esta campaña ha perdido siempre después de jugar en Europa) resfrió seguramente al Valencia, pues volvió a mostrar la imagen de grupo timorato y sin alma que parecía haber borrado de un plumazo en Bielorrusia. Y no: una primera parte nefasta, en la que ni siquiera pisó el área verdiblanca, lastró sin remedio a los de Pellegrino, incapaces de darle la vuelta a la situación a pesar de su mejoría en la segunda mitad. El que da primero da dos veces.

Y el primero que golpeó, duramente además, fue el Betis. Posiblemente, gracias al planteamiento audaz del entrenador-mánager que desde hace tres campañas tan bien guía sus designios. Llamen lo que quieran a don José Mel Pérez, pero 'cobarde', nunca. Se tiró al callejón el técnico madrileño con hasta cinco futbolistas de perfil más ofensivo que Beñat, baja a última hora por una severa gastroenteritis. Todo lo contrario que Pellegrino, arropado de nuevo atrás, con Albelda y Gago casi incrustados entre los centrales y Tino Costa, otro organizador, perdido en labores de mediapunta. Demasiada distancia entre líneas de los valencianistas, mucho espacio para que las triangulaciones de Nosa, Juan Carlos y Salva Sevilla llegaran al área con insistencia. En una de esas, el almeriense la empalmó perfecta (1-0, 9').

La baja repentina de Beñat hizo que Mel se la jugara con dos adquisiciones de esta campaña que hasta ahora habían tenido pocos minutos. Campbell, el más gris de los verdiblancos ayer, demostró el porqué de su ostracismo. Todo lo contrario ocurría con Nosa Igiebor, bien en la conducción del balón y la llegada al área, aceptable en el primer pase y trabajador en labores defensivas al lado del auténtico timón verdiblanco, un omnipresente José Alberto Cañas.

Cambio de imagen. El jerezano aportó kilómetros defensivos y sentido en la salida del balón. Ayer, Cañas se ganó un buen trozo de esa renovación que todavía no ha comenzado siquiera a negociar. Su estajanovismo propició que el Valencia no tuviera una primera ocasión hasta el minuto 60, propiciada también por una mejoría evidente en el juego. Del descanso había aparecido Pellegrino con Banega, y el argentino sacó de la cueva a su equipo. Soldado, Viera y Tino Costa disponían por fin de alguien que llevara el balón hasta las inmediaciones del área rival. Se entraba en el último tercio de partido y el canario conectó con el delantero internacional que, libre de marca, la cruzó demasiado ante Adrián.

El Betis también pudo ampliar el marcador a la contra. No precisó (en algo se debe notar Beñat, claro) casi nunca el último pase, salvo en ese balón parado que tanto y tan bien cultiva. Rubén Castro no acertó en dos remates cercanos, de esos no suele fallar. Y no, no era el día Mundial del delantero centro: Cuatro días después de su hattrick al Bate Borisov, a Soldado parecía habérsele secado la pólvora. No se le puede, eso sí, discutir la movilidad. Gracias a ella dispuso también de un cabezazo en el que movió bien el cuello pero le faltaron centímetros, por eso se marchó rozando el palo, y de otro mano a mano que Adrián desbarató con un pie salvador.

La valentía de Mel, insistimos: capaz de darle confianza al que era su tercer portero... Y lograr que éste lleve casi 300 minutos sin encajar un gol. La cantera salvará al Betis: durante el último cuarto de hora, el portero de Sevilla Este se encargó de mitigar el peligro valenciano mientras Nono trataba de dormir la pelota y amarrar el triunfo, feo codazo de Banega incluido. Ellos dos, y Álex (otra vez de notable) son los JASP de este Betis joven, aunque sobradamente preparado... Por Pepe Mel.

El detalle. Adrián, casi 300 minutos sin encajar un gol

Debutó en Málaga tras una roja a Casto y allí recibió cuatro tantos, el último en el minuto 74', pero después el meta canterano Adrián ha dejado su portería tres veces a cero, lo que le ha reportado al Betis siete puntos. Sendas victorias ante Real Sociedad y Valencia y el empate ante Osasuna.

Estadísticas AS.com