Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

LIGA BBVA | ATLÉTICO 3 - OSASUNA 1

Falcao y Atleti, el matrimonio perfecto de la Liga

Miranda, Raúl García y Falcao firmaron los goles del Atlético, que mantiene el pulso al Barça y continúa con su gran racha de victorias consecutivas (12). Lamah hizo un golazo para Osasuna.

P. BARGUEÑO

Falcao y Atleti, el matrimonio perfecto de la Liga Ampliar
ATLÉTICO 3 - OSASUNA 1. Falcao volvió a anotar, y ya lleva diez tantos.

Es un titán. Una "persona de excepcional fuerza que descuella", en este caso, anotando goles sin parar. Siguiendo a la RAE, titán también porque es una grúa, una "grúa gigantesca para mover pesos grandes". Donde dice grúa pongan Falcao, y donde pesos grandes, sitúen al Atlético de Madrid. El colombiano Radamel Falcao volvió a marcar, y ya lleva diez, en la victoria ante Osasuna. Suyo fue el tercero, el de la tranquilidad. Simeone volvió a plantear un partido con suma inteligencia ante el siempre correcto Mendilibar, cuyo Osasuna es demasiado débil de medio campo hacia delante. Y hasta que aparece Radamel, al Atlético siempre le quedará la verticalidad imposible del Cebolla.

En la primera parte, la mejor noticia para la parroquia colchonera fue comprobar cómo el Atlético puso en práctica sin ambages el sello Simeone. El técnico argentino recela de protagonismos, pero sus muchachos presionaron lo suficiente como para no dejar a Osasuna sacar el balón jugado. Partiendo de esa premisa, el camino más directo a portería pasaba por los raíles que tiene instalados en la banda izquierda del Calderón el Cebolla. Fue probablemente el jugador más destacado de la primera mitad, haciendo gala de su espíritu imperecedero a la hora de percutir como un kamikaze por sus dominios.

Fue precisamente por la banda izquierda donde se gestó la primera del Atlético. Filipe Luis puso un centro medido a Raúl García, cuyo remate precisó de la intervención del meta Andrés. Pocos minutos después, en el 16, llegó el primer 'cebollazo', ese disparo del potente, seco, sacado casi de la nada por parte del uruguayo. Segunda parada de mérito de Andrés.

La buena noticia para Osasuna fue que sin apenas inquietar al Atlético en la primera mitad consiguió un valioso tesoro: tarjeta amarilla para los centrales rojiblancos (Miranda, min. 7 y Godín, min. 24) y un gol para intentar el abordaje. A todo esto, el árbitro era Mateu Lahoz, que tras estar criogenizado por la Federación volvía a arbitrar, fiel a su estilo.

Hubo que esperar hasta el minuto 29 para ver el primer disparo a puerta de los rojillos. Fue un discreto remate de Kike Sola justo antes de la acción del primer gol de los locales. El Cebolla forzó la tarjeta amarilla a Lamah en su clásica acción de desborde descontrolado. La falta, lanzada con maestría por Gabi, fue rematada impecablemente por Miranda (1-0, min. 31).

El partido ganó en intensidad en esos minutos, y el segundo tanto rojiblanco no se hizo esperar. El central Arribas despejó mal un balón y Raúl García remató desde fuera del área lejos del alcance de Andrés (2-0, min. 35). Sin embargo, los dos goles del Atlético no descompusieron a Osasuna, que a pesar de su falta de nervio y presencia ofensiva se metió de nuevo en el partido antes del descanso con un golazo de Lamah desde fuera del área (min. 42). Terminaba la primera parte y Falcao no había rematado a puerta.

En la segunda mitad, el partido dio un pequeño giro y se volvió más táctico. El Atlético hizo los tres cambios (Adrián por Emre, Arda por Raúl García y Tiago por Cebolla Rodríguez). La afición colchonera esperaba que llegara el momento de Falcao, ese Tigre modélico dentro y fuera de los terrenos de juego, pero lo primero que vieron fue una amarilla a su ídolo por un codazo a Arribas. El ex del Rayo, a pesar del error en el segundo gol del Atlético, puso las cosas difíciles a Falcao con su perfil aguerrido y avasallador.

Sin embargo el Tigre, con su movimiento, desmarque y colocación siempre busca la mejor tesitura para anotar. Llegue el balón desde donde llegue. Vimos centros de Juanfran y Filipe Luis en los que el colombiano entraba a rematar con una fe que sólo este nueve encuentra en cada terreno de juego que pisa. Y si el pase es bueno, como el que le ofreció Juanfran en el minuto 72, el acto de fe se convierte en gol. Fue un gran desmarque, zafándose de Oier, y fue un gran remate, preciso y letal. Era el 3-1, el décimo gol del colombiano y el tanto de la tranquilidad para Simeone. El Atlético es la sombra del Barça, y continúa exhibiendo su titánico récord allá donde pisa. Ya son doce victoria consecutivas.

Estadísticas AS.com