Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

AMISTOSO | BRASIL 4 - JAPÓN 0

Kaká completa su recuperación

Marcó el último gol, forzó el penalti del segundo y dirigió el ataque de Brasil, que volvió a ser arrollador. Paulinho abrió el marcado y Neymar hizo doblete. Japón no mereció tal condena.

Edu Herrero

El proceso de rehabilitación es positivo, muy positivo. Y Mourinho lo va a agradecer. Kaká vuelve a disfrutar jugando al fútbol, así se intuyó ante Irak y así lo ha demostrado hoy ante Japón en la ciudad polaca de Breslavia. El jueves marcó un gol en el 0-6 de la canarinha y hoy hizo otro. Se percibe que ha crecido en confianza, esa que tanto le ha costado encontrar en el Real Madrid. Hoy soltó taconazos, dirigió el ataque brasileño con pases mirando a la grada, condujo las contras, lanzó al palo de Kawashima en la primera parte y se llevó el premio moral del gol en la segunda.

Han sido dos amistosos revitalizadores. Una terapia de choque que debe suponer el punto de inflexión en el resurgir de Kaká, que sigue buscando ser el que fue. Y al que el Real Madrid sigue esperando. Esta vez la recuperación de Kaká parece ser definitiva porque ha dejado atrás las lesiones y porque parece más comprometido que nunca. Aunque no es la primera vez que recae de su compromiso tras una leve mejoría. El fútbol le ha dado otra oportunidad, pero puede ser la última. Hoy, aunque sea cruel, le benefició la ausencia del lesionado Marcelo en el costado izquierdo, porque jugó ahí el central de la Roma Leandro Castan y apenas subió la banda. Kaká no se esforzó en defensa, un requerimiento obligatorio en el Madrid de Mourinho.

La prueba de hoy, sobre el papel, era exigente para Brasil, por lo menos más que la de Irak. Enfrente tenía a Alberto Zaccheroni y a los 'samuráis azules'. Que corren, pelean, presionan, y además saben tocar y combinar. Pero hoy no fue el partido de Japón. Padeció por su debilidad defensiva y se vio perjudicado por las decisiones del polaco Marcin Borski. El penalti que precede al 2-0 es muy riguroso. Neymar hace el tercero tras controlar con la mano y, en la segunda parte, el colegiado polaco se tragó un claro penalti de Adriano a Honda. Aunque también anuló un gol legal a Ramires.

Cuando más dominaba Japón, con Honda y Kagawa como líderes del ataque nipón, llegó el zapatazo de Paulinho (11'), el gran descubrimiento de Mano Menezes. El mediocentro del Corinthians se descolgó de su posición, recibió un pase frontal de Neymar y estiró la pierna para conectar un derechazo desde la frontal que cogió desprevenido a Kawashima. Fue extraño el disparo y extraña la reacción del portero.

Japón siguió con su juego de hormiguitas incansables. Y continuó tocando, pese a los zarpazos de Brasil, que jugaba a la contra con Kaká de conductor. En una de estas, el mediapunta del Real Madrid se internó en el área y Uchida se lanzó para tapar su avance. El colegiado interpretó que el lateral había cortado el balón con la mano y lo castigó con penalti. Los galones de Kaká no fueron suficientes ante Neymar, que marcó desde los once metros. El castigo fue brutal para Japón, que no mereció tan mala suerte ni al descanso ni al final.

En la segunda parte, más de lo mismo: buenas sensaciones de Japón, pero otros dos goles de Brasil. El tercero lo hizo de nuevo Neymar en el minuto 47 tras controlar con el brazo en el área. Luego su disparo rebotó en un par de defensas y se fue adentro. El cuarto llegó en una jugada 'made in Kaká'. Aprovechó una pérdida de Japón para quedarse mano a mano contra Yoshida. Como ante Irak, Kaká se venció hacía la izquierda y disparó con la zurda. Esta vez raso, al palo y para adentro. Otro gol regenerador y las manos al cielo. Tras el logro, se fue al banquillo sustituido por Lucas Moura. Así cerró Kaká su semana de rehabilitación en la 'canarinha', con el reto de abordar por enésima vez su sueño de triunfar en el Real Madrid. Ahora le falta convencer a Mourinho y al madridismo, tener continuidad y ser verdaderamente decisivo.

Estadísticas AS.com