Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

CLASIFICACIÓN MUNDIAL 2014 | BIELORRUSIA-ESPAÑA

España en alta definición

Con televisión o sin ella, España se exhibió en Minsk con un gol de Jordi Alba y un hat-trick de Pedro a las órdenes de Silva y Xavi. España llega al partido de Francia con seis puntos.

España no lo vio por televisión y la campeona del mundo, en desagravio a su pueblo, decidió dibujar una exhibición de fútbol en alta definición. Imaginárselo no fue mejor ni la narración radiofónica tuvo nada de hiperbólica. Todo fue tan real como los dos campeonatos de Europa y el Mundial conquistados por esta selección, que más que combinado nacional es un equipo con mayúsculas. España pasó por encima de Bielorrusia en Minsk (0-4) con una contundencia que desterró la imagen de apuro de Georgia. Ni los tres goles de Pedro, héroe particular del partido, pueden evitar que el foco de la Selección apunte a todos sus protagonistas. Seguramente, ese es el mejor éxito de la multicampeona. Es un éxito coral que dignifica este juego que, por encima de todo, es de equipo.

Esta vez, además, Del Bosque encontró un buen socio en Gueorgui Kondratiev, desconocido seleccionador bielorruso. Kondratiev, un amigo, condenó a su selección con un planteamiento pésimo que elevó al extremo las virtudes de la Selección. Adelantó la defensa y dejó pensar a los centrocampistas. Y España, que compareció con dos Xavis (el gran Hernández, irrepetible, más Santi Cazorla, brillante coequiper) y Silva, se pegó un homenaje a medio gas. Con tres centrocampistas para dibujar pases y ejecutar y dos futbolistas excelentes al espacio, Jordi Alba y Pedro, el resultado fue devastador. España hizo la ventaja rapidísimo en dos acciones preciosas. En la primera combinaron Xavi, Pedro y Alba, que marcó el 0-1 en fuera de juego. El gol de Jordi, segundo en la selección, nos remontó, nos hizo sonreír, a la final de la Eurocopa. Alba es una bala. Casi al momento, Pedro se filtró entre los centrales bielorrusos y Silva le asistió con brillantez. El canario, posiblemente en el mejor momento de su carrera (en plenitud física es un jugador incontenible), estuvo clarividente ante Veremko. 0-2 y el balón para España. Bielorrusia sacó bandera blanca.

El partido no sirvió ni para medir a Busquets en su estreno como central en la Selección. Él y Ramos jugaron andando. La única mala noticia de España fue la amarilla a Silva y un par de oportunidades malgastadas más que hubiesen firmado la sentencia. Casillas, además, vio a las estrellas locales, Hleb y Rodionov, lo mismo que quienes querían ver el partido en España.

La segunda parte estaba para medir esfuerzos y mirar con perspectiva. Concretamente, al Calderón. Del Bosque dio descanso a Silva y rodaje a Iniesta. Algunos, sin embargo, no conocen el infinitivo dosificar. Pedro corrió de nuevo hacia la gloria después de una recuperación de Arbeloa y otro pase magistral de Xavi, posiblemente junto a Zidane el futbolista que mejor ha entendido este juego en mucho tiempo. El canario no se quedó tranquilo, marcó el 0-4 y casi firma el quinto. Fue un show espectacular.

No se televisó y no está la cosa para perderse a España. Ni para que los anunciantes no se acerquen a ella, con la estupenda imagen mundial que da. No se vio a esta España en alta definición y fue una pena. Esta fantasía terminará algún día.

Estadísticas AS.com