Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Atlético de Madrid - Viktoria Plzen | La contracrónica

La niña bonita

El Atlético no estuvo cómodo ante el partido pero logró seguir haciendo historia en Europa. Consiguió la decimoquinta victoria seguida y encarriló la clasificación de su grupo, facilitando que el equipo rojiblanco pueda centrarse en la Liga.

La racha. El Atlético se encuentra en estado de gracia, de eso no cabe duda. Cuando ya el partido estaba casi finalizado, el Cebolla hizo el 1-0 y prosigue la leyenda rojiblanca en Europa. Y son 15 partidos consecutivos ganando y ayer la niña bonita llegó de la manera más rojiblanca: con emoción, con sufrimiento, con suspense, pero la afición se fue a casa con una alegría tremenda. Al Atleti le pasan ahora esas cosas que antes sólo le pasaban a los otros grandes. Será porque los rojiblancos también lo son.

Cebollazo. La afición del Atlético acogió en verano el fichaje del Cebolla con cierta indiferencia. Pero el uruguayo se ha ido ganando poco a poco a la hinchada rojiblanca. No es muy mediático, pero en cada partido se deja el alma. Ayer también. Un jugador muy del agrado del Cholo. Y el golazo llegó en una acción a balón parado donde todos esperaban una pelota colgada. Una jugada que significó la victoria in extremis de los colchoneros. El Cholo fue campeón de Liga en un equipo que hizo muchos goles a balón parado. Y sabe que así se ganan muchos partidos.

El grupo. Parece claro que el Viktoria Plzen es, junto al Atlético, el conjunto más fuerte del grupo. Los dos deben pasar a la siguente ronda y el 1-0 final le pone al Atlético muy claro su pase a la siguiente ronda. El tanto propicia, además, que el Cholo pueda seguir haciendo rotaciones y confiando en los que menos minutos tienen. El Cholo celebró el tanto como si el Atlético hubiese ganado otro título.

Ole, Ole, Ole... El Manzanares presentó un aspecto casi desconocido, con muchos asientos vacíos, algo que no es habitual en el feudo rojiblanco. En la grada se lo pasaron en grande el par de centenares de aficionados del conjunto checo, que jalearon a los suyos y no pararon de animar. Por la mañana vieron la ciudad y con el calorcito que hace en Madrid seguro que a muchos no les quedaron ganas de volver a su país. Pero todo cambió cuando acabó el partido. Se quedaron helados tras el zapatazo del Cebolla. La hinchada del Atlético estuvo como el partido, algo fría, y los gritos desde el fondo sur alentaron a los de Simeone, que recibió las mejores muestras de cariño de la afición. El Cholo es un ídolo para todo el que se precie de ser rojiblanco.

Raúl García. También se animó el choque con la entrada en el partido de Raúl García, aplaudido por los seguidores atléticos. Eso es lo que venía buscando el navarro desde que llegó al club. Y parece que lo va consiguiendo, que la gente ya le ve como uno de los suyos. Y sintiendo el cariño y el reconocimiento de la afición es más fácil jugar bien. Este año no hay fisuras.

El Málaga. El domingo el ambiente será distinto y el Calderón registrará la primera gran entrada de la temporada. Partido grande, con el Atlético peleando ni más ni menos que por el liderato. Poco antes se jugará el clásico de la Liga, pero yo estoy con Cerezo y sinceramente me da igual lo que pase en el Camp Nou. Cualquier resultado será bueno siempre y cuando el Atlético gane al conjunto de Pellegrini. Eso es lo que de verdad importa. Bastante ya nos tenemos que preocupar de ellos dos como para hacerlo ahora también, cuando el Atlético es, por méritos propios, protagonista de la Liga. Lo dicho, el domingo, partido grande en el Manzanares.

Estadísticas AS.com