Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Europa League | Hannover 2 - Levante 1

Golpe bárbaro de Konan

El Levante se adelantó rápido de penalti. El Hannover jugó 82' con uno menos. Los alemanes igualaron de penalti. Poca mejora respecto al Reyno de Navarra.

Javier Mínguez

Golpe bárbaro de Konan Ampliar
El Levante cae derrotado en Alemania.

El Levante no pudo dejar encarrilada su clasificación para la siguiente fase de la Europa League al caer derrotado por un Hannover que se mostró superior durante la mayor parte del encuentro pese a que jugó 82 minutos con un futbolista menos. Juan Ignacio presentó una alineación plagada de suplentes, algunos de ellos como Dudka que sólo llevaba en las piernas los pocos minutos que jugó frente al Valladolid, y la jugada no le salió nada bien. La escuadra azulgrana no fue el absoluto desastre del Reyno de Navarra pero le sigue faltando esa consistencia que le convirtió en un adversario verdaderamente difícil de tumbar durante la pasada campaña. Se adelantó en el luminoso pero los locales siempre fueron con una marcha más puesta y se hicieron acreedores de un justo triunfo.

El partido, pese a que en el 3' Stindl le dio un pequeño susto lanzando la pelota a la red exterior tras un saque rápido de falta de los alemanes, no se le pudo poner de cara al Levante de forma más madrugadora. Y es que, en el minuto 7, el Hannover se quedaba con un futbolista menos por penalti y expulsión de Haggui sobre Fanis Gekas y la posterior ejecución con éxito de Michel, que lanzó ajustado para que el meta Zieler nada pudiera hacer. Mirko Slomka movió ficha rápidamente y retiró del campo a uno de sus futbolistas de más talento, Schlaudraff, para relevarlo por Felipe, que se insertó en el eje de la defensa. El equipo español, por su parte, comenzó a elaborar un juego más pausado que en Pamplona, es decir, tratando mejor el balón, sin que le quemara en las botas a los jugadores, y buscando entradas por banda, sobre todo de Nikos y Pedro López, para encontrar el remate de Gekas. Sin embargo, quedarse con un hombre menos, lejos de incomodar al conjunto local, le hizo remontar y embotellar por momentos al Levante, que empezaba a mostrar esas pérdidas en el centro del campo que le hacen meterse en problemas. Y, en una de ésas, Iborra se dejó robar el esférico para que el Hannover montara un contragolpe rápido, con la mala suerte que el recorte de Huszti lo dio en la mano el propio futbolista de Moncada. El húngaro se encargó de ejecutar a Keylor Navas desde los 11 metros.

Aunque no dispuso de más ocasiones claras para ponerse por delante hasta que concluyó el primer acto, la sensación que daba la balanza era de inclinarse del lado teutón. Y la sensación se convirtió en algo palpable. El Hannover acosaba desde el primer instante de la segunda mitad el área levantinista y, tras intentar varias veces encontrar un hueco por el que probar a Keylor Navas, la pelota cayó de rebote en los pies de Konan, que hizo subir el 2-1 al marcador de tiro cruzado. La acción parecía una repetición de alguno de los goles que se vio en el Reyno de Navarra, algo nada halagüeño para las intenciones granotas en el AWD Arena. Pero el Levante no se vino abajo y se fue a por el empate y ahí es donde Gekas no tuvo su mejor tarde en el capítulo rematador. Estuvo donde debía pero, en un primer intento, cabeceó un centro de Michel y Zieler le respondió como un relámpago. Era el 55' y, tres minutos después, era Pedro López quien enviaba el cuero hacia Fanis y esta vez le dio desviado con la testa. Lo buscaba pues el equipo de JIM pero de forma intermitente, a ráfagas, porque en su ADN está la brega y la salida rápida y no ser tan protagonista con la pelota y menos en campo ajeno, donde los 35.000 alemanes apelotonados en la grada pegaban unos apretones de cuidado.

La tuvieron. Juan Ignacio intentó darle la vuelta al calcetín metiendo más ofensiva al equipo, dando entrada a Rubén por Dudka, con lo que dejaba al Levante con un solo pivote, y a Ángel por Gekas. El partido se vino abajo porque los granotas no veían con claridad cómo meterle mano a la defensa germana, su parte más floja por cierto; y, por otro lado, los de Slomka no daban más de sí físicamente por muy teutones cuadriculados que sean, tras 82 minutos en inferioridad. Únicamente al final tuvieron los valencianos la oportunidad de igualar pero Pedro Ríos vio frustrado su intento por un Zieler bien colocado.

Estadísticas AS.com