Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Raymond Henric-Coll

"Djukic trabaja tanto que nos motiva a los demás"

El segundo entrenador fue el encargado de dirigir al equipo ante el Rayo Vallecano en un partido que ha quedado para la historia. Ray, de origen francés y valenciano, vive un sueño al poder trabaja en Primera y sólo piensa en estudiar al Espanyol para saber cómo ganarle.

I. Bailador

¿Qué le dijo Djukic al final del partido ante el Rayo?

Me preguntó que si le estaba haciendo la cama (risas). Cuando ganas siempre hay buen ambiente y es muy bonito.

Su debut en Primera, aunque fuera por las circunstancias, mejor imposible

Mejor por la victoria. Lo del debut es anecdótico. Yo lo que hice es estar de pie, pero Djukic fue el que tomó decisiones durante la semana, el que planteó el partido. En ese sentido no hay ninguna medallita que ponerse. Sólo fui la imagen visible circunstancialmente. La dirección del partido está hablada de antemano y hay un entrenador que está para eso.

¿No hubiese sido un buen momento, en la segunda parte, para darle minutos a Guerra para que marcara ese gol que parece que le obsesiona?

Bueno, lo que pasó es que hicimos un cambio obligado por lesión (de Sereno), otro por el tema de la tarjeta de Álvaro Rubio y no teníamos muchas más oportunidades.

¿Ya saben cómo superar al Espanyol?

Cada jornada tratamos de ver el mayor número de partidos, pero de cara a analizar al rival de cada jornada nosotros solemos ver los vídeos de los últimos tres partidos con más calma. Hoy (por ayer) empezaremos a poner más en común los detalles, pero nuestra manera de jugar no varía mucho.

¿Manucho podría seguir como titular?

Manucho entró porque estaba trabajando bien, queríamos buscar cosas distintas respecto a lo que nos estaba dando Javi y, evidentemente, sería de tontos no aprovechar el momento. Manucho ahora está bien, con confianza.

Nueve puntos de 18 es una buena cifra, séptimos, ¿firmaba usted acabar así?

Séptimos o decimosegundos. Conseguir salvarnos y si puede ser sin sufrir demasiado, perfecto.

¿Cómo fueron sus inicios y cómo acabó con Djukic?

Yo estuve entrenando en inferiores, en un colegio, después en la Selección Valenciana, en el Valencia cogí al equipo femenino y empecé con Djukic en 2009 a través del preparador físico (José Mascarós, ahora en el Elche) con el que se iba al Mouscron, a Bélgica, que era profesor mío. Buscaban un segundo entrenador que hablara francés y me eligieron. Estuvimos allí, con Carboni y Juan Sánchez en la dirección deportiva. Después fuimos al Hércules y después vinimos aquí, a Valladolid.

¿Para usted es un sueño cumplido haber llegado a Primera División?

Sí, cuando empiezas con esto te lo tomas como un hobby, dejé de jugar porque era un tuercebotas y empecé un poco en serio en esto. Me formé, estudie mucho, hice los cursos, saqué la titulación y me di cuenta de que quería ver hasta dónde era capaz de llegar. Está claro que si un día no suena la flauta y alguien no te da la oportunidad es muy difícil que puedas demostrar si vales. Yo tuve la suerte de que un día por la mañana me sonó el teléfono me hicieron una propuesta y al día siguiente casi estaba viajando a Bélgica. El hecho de poder entrenar en la élite es cumplir el objetivo que todos nos marcamos.

¿Le gustaría algún día ser primer entrenador?

De momento no le doy ni media vuelta a este tema. No me preocupa. Ni lo pienso. Estoy bien como estoy no tengo esa ambición. Prefiero centrarme en mi faceta como segundo donde estoy muy cómodo.

¿Su futuro está unido al de Miroslav Djukic?

No lo sé. A mí me encantaría, pero si un día llega un club muy importante y le hace una propuesta pues tampoco quiero que él rechazara porque no pudiera contar conmigo. Yo siempre que él quiera siempre querré estar con él porque es una pasada en todos los sentidos, pero nunca le pediría que renunciara a nada por mí.

Cuando se pasa tanto tiempo con Djukic la relación tiene que ser estupenda, ¿no?

El día a día con Djukic es muy cómodo porque como persona es espectacular, entonces siempre con la exigencia profesional, el trato personal con él es muy sencillo.

Además, con una persona que trabaja tanto es más fácil motivarse y exigirse más a uno mismo, ¿no?

El entrenador está 24 horas con esto y nosotros también. Anoche (por el lunes) a las 12 de la noche estábamos hablando por teléfono a ver cómo podíamos ver unos vídeos del Espanyol que no podíamos visualizar. Él trabaja tanto que lo único que hace es motivarte a ti para trabajar más.

Estadísticas AS.com