Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Deportivo 0 - Sevilla 2

El Sevilla de Míchel se asienta en la zona noble

Los andaluces ocupan puestos de Liga de Campeones tras imponerse al Deportivo en un partido muy disputado y plagado de ocasiones para ambos. Negredo y Rakitic resolvieron con sus goles.

ABEL ROMERA

El Sevilla de Míchel se asienta en la zona noble Ampliar
El Sevilla se asienta en la zona noble

Deportivo y Sevilla saltaron al césped de Riazor a tumba abierta. Ambos equipos rechazaron de plano esconderse y tomar cualquier tipo de precaución defensiva. Locales y visitantes buscaron tomar el mando del partido por medio de la posesión del esférico desde el pitido inicial. La disposición de gallegos y andaluces desencadenó en unos primeros minutos vistosos y con ocasiones suficientemente claras para abrir el marcador. Un disparo de Bruno Gama, que acabó en córner, y un potente cabezazo de Medel, que se perdió por poco junto al palo, fueron las primeras llegadas con peligro de los de Oltra y los de Míchel.

El planteamiento de ambos entrenadores, una apuesta por el fútbol atractivo y de ataque, dotó al envite de la intensidad necesaria para que, por momentos, durante los primeros cuarenta y cinco minutos el partido se convirtiese en un choque de ida y vuelta a ambas áreas. Un disparo de Jesús Navas a la madera sirvió al Sevilla para acomodarse sobre el terreno de juego y obligar a su rival a dar un paso atrás cuando se cumplía el ecuador del primer tiempo. Tras unos minutos de zozobra blanquiazul en los que los sevillanos hicieron y deshicieron a placer en la medular, el Depor tomó oxígeno para empezar a lanzar peligrosos contragolpes.

El excesivo juego horizontal de los de Míchel en la recta final del primer acto y las imprecisiones en sus pases fueron aprovechados por el conjunto local para intentar golpear a su oponente antes del descanso. Abel Aguilar estuvo a punto de lograrlo con disparo muy lejano que acabó estrellándose en la escuadra izquierda de Palop. Medel respondió poniendo punto y final al primer tiempo con un chut que obligó a emplearse a fondo a Aranzubia. Tras una primera mitad en la que se vio buen fútbol y en la que ambos equipos llegaron a las áreas con facilidad, todo quedó pendiente para la reanudación.

Tras el descanso, el partido subió aún más en revoluciones. Deportivo y Sevilla seguían con el gol como único objetivo, lo que convirtió el terreno de juego de Riazor en un correcalles en el que cualquiera de los equipos pudo desequilibrar la balanza. Una tremenda galopada de Navas por la banda izquierda sirvió para que el extremo sevillista pusiera el gol en bandeja a Negredo, que cedió de forma incomprensible a Medel cuando tenía todo para marcar, mandando al limbo la mejor ocasión del partido. La contestación de los locales no se hizo esperar y Palop vio como el balón se estampaba en su larguero tras un rechace en su área.

Las diabluras de Jesús Navas, que se echó su equipo a la espalda, colocaron al Deportivo en un apuro continuo en el primer tramo del segundo acto. El centrocampista brilló con luz propia en cada ataque del Sevilla y fue un incordio constante para los jugadores del conjunto gallego. El dominio andaluz hizo reaccionar a Oltra, que retiró del campo a Riki para dar entrada a Nelson Oliveira, buscando el golpe de efecto en ataque. Los locales, a pesar de que se vieron obligados a ser más firmes en defensa, no olvidaron el aspecto ofensivo y visitaron la meta contraria con varios disparos lejanos que se encontraron con Palop.

Resultaba complicado entender el empate a cero que reflejaba el marcador vistas las numerosas ocasiones de ambos equipos. Durante todo el partido el gol pareció cuestión de tiempo y de paciencia. Y así fue. A un cuarto de hora para el final, Negredo batió a puerta vacía a Aranzubia tras una buena combinación en banda derecha entre Navas y Cicinho que acabó con el pase de la muerte del brasileño. Por aquel entonces Manu del Moral ya había reemplazado a Trochowski en el equipo sevillano. Campaña y Camuñas hicieron lo propio con Maduro y Valerón poco después.

La fe del Deportivo no disminuyó un ápice en la recta final. El equipo gallego continuó buscando la portería visitante para lograr el gol del empate, pero sus esperanzas se desvanecieron por completo a siete minutos del final con una jugada desafortunada. Aranzubia intentó lanzar un balón largo y por allí apareció Rakitic, que presionó hasta la extenuación y mandó el balón dentro casi sin querer, sentenciando el encuentro de forma definitiva. El Sevilla logró tres puntos que le colocan en zona noble y el Deportivo queda en zona templada.

Estadísticas AS.com