Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Athletic | Pido la palabra

La consecuencia de hacer una buena temporada

Javi Martínez se ha equivocado.

Urízar Azpitarte

Si todo era bueno e ilusionante la temporada pasada en el Athletic, esta empezó torciéndose con el tema de las obras en las instalaciones de Lezama donde Bielsa, a su vuelta de vacaciones, dijo lo que dijo. Cuando parecía que las aguas volvían a su cauce, salió el representante y hermano de Fernando Llorente comunicando que el jugador no renovaba, alegando que su ilusión era jugar la Champions League en un equipo de élite.

Personalmente, aplaudo la postura de Urrutia al anunciar que había una cláusula y que si quería irse debía pagarla íntegramente. Sólo llegó una oferta, de la Juventus, de 20 millones, por lo cual el jugador se queda. Esto ocasionó una desestabilización de lo que debe ser una pretemporada. Aparte del impacto en la masa social del club, arrastró con ello las dudas en las renovaciones de jugadores como Amorebieta, Toquero, De Marcos, Susaeta, etc... que al final se han solucionado.

Cuando la calma iba tomando cuerpo, aparece el caso de Javi Martínez, una excelente persona durante el tiempo que estuvo en el Athletic, pero que con esta última acción se ha equivocado. Haciendo memoria, recuerdo que estando yo en la directiva del Athletic fuimos a Pamplona y se abonaron los seis millones de euros que pedía Osasuna. El trato se hizo por la tarde y a todo correr. Por la noche, Javi ya estaba en la concentración del equipo. El caso no el mismo que ahora. El Athletic exigía el depósito de la cláusula y el 29 de agosto el jugador compró su libertad. Se entiende que el Athletic no tiene que pagar nada a Osasuna dado que no es un traspaso.

Ahora dicen que saltó la valla de Lezama por la noche. No me lo creo. Seguro que tocó el timbre e, identificándose al guarda, este le abrió la puerta. Lo malo fueron las formas que adoptó Javi para retirar sus pertenencias. Sabía que con una simple llamada solicitando el acceso lo iba a tener. O podía haber llamado a cualquier excompañero para que le retirase sus pertenencias de la taquilla.

Es importante que cualquier deportista mantenga una ética dentro y fuera del campo y, en este caso, el jugador se equivocó. Ahora debe predominar la cordura y centrarnos todos en el equipo ya que los cazadores están al acecho por haber hecho una buena temporada.

Estadísticas AS.com