Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Apoño

"Merecíamos llevar ya cinco o siete puntos"

Apoño, después de pelear durante dos meses por salir de 'su' Málaga, se perdió el partido de su reencuentro en La Romareda por una lesión muscular. En AS, Apoño explica cómo fue su "duro" verano y la frustración de esa ausencia, el inicio del Zaragoza y a algunos de sus compañeros.

J. Solans, J. P. Montaner

¿Cómo ha digerido el perderse un partido tan especial como el del Málaga?

Me costó. Sabía que era difícil llegar, desde el partido en el que me lesioné estaba enfadado conmigo mismo porque la lesión fue en la última jugada. Tenía muchas ganas de jugar contra el Málaga, pero no pudo ser, es un partido más y ya tendré la oportunidad en la segunda vuelta. El equipo, que es lo importante, hizo un buen papel pero la pena fue que no pudo conseguir ningún punto.

Apuró hasta el final para llegar, ¿no?

La gente que me conoce de Málaga ya sabía que iba a apurar hasta el final para jugar ese partido como fuera. Lo intenté hasta el último momento, pero no pudo ser.

¿Tenía ganas de hacer un gol y dedicárselo a alguien?

No, no. Luego en caliente uno no sabe cómo va a celebrar un gol, pero en frío no haría nada en contra del Málaga. Mi casa de toda la vida está a dos minutos de La Rosaleda y me quieran más o me quieran menos el Málaga siempre va a ser mi casa. Ahora estoy en Zaragoza, muy contento y siempre que juegue contra ellos, esté en Zaragoza o en otro lado, querré ganar. Aunque al Málaga le deseo lo mejor del mundo.

Todos intuimos que fue un verano complicado para usted, ¿pero cómo fue realmente?

Muy duro, porque desde el primer momento tuve claro que quería venir aquí. Tuve ofertas mejores, pero mi decisión era invariable. Llamaba a mi representante a diario para ver qué sucedía porque mi salida no iba hacia adelante. A última hora intentaron retenerme, pero yo lo tenía claro...

¿En algún momento debió enfrentarse al Málaga?

A última hora tuve que ir al club a pedirles que me dejaran salir. Me presenté en las oficinas con mi representante y creo que por eso nos dejaron salir. Si no hubiéramos tomado aquella medida de ir a hablar con el club creo que habría sido complicado salir porque el club ya tenía pensado que iba a seguir.

¿Fue durante aquella semana en la que se insinuó la salida de Pellegrini y el ambiente estaba muy revuelto?

Sí, fue en aquella semana en la que pasó un poco de todo. Así que decidimos ir al club porque si no el asunto se podía estancar. Se hablaba de que el club quería recortar sueldos y de otras muchas cosas... Nosotros lo único que teníamos claro es que queríamos salir.

Si Pellegrini se hubiera ido, ¿habría cambiado su idea?

No, desde el primer momento tenía claro que quería venir al Zaragoza. A mí me dijeron que buscara equipo y eso para mí ya no va a cambiar porque se vaya un entrenador. Desde que me dijeron eso, decidí con mi representante que si había varios equipos interesados y entre ellos estaba el Zaragoza, iba a venir aquí. Al final vine aquí pese a tener ofertas muy buenas.

Pero el frío no le motivaba mucho...

(Risas) La verdad es que no... Lo importante es sentirte cómodo en el equipo al que vayas y me decanté por el Zaragoza porque el medio año que estuve aquí me trataron muy bien. Yo valoro mucho más eso que cualquier contrato grande.

El año pasado dijo Jiménez en una entrevista en AS que si Apoño metía cinco goles el Zaragoza se salvaría. Y se cumplió. Este año ya lleva uno, ¿a cuántos hay que llegar?

Este año yo no pongo cifra. Para mí una buena cifra es salvarnos, con eso me conformo. Luego si quedamos lo más arriba posible, pues mejor. Me daría igual no marcar ni un gol más si el equipo se salva, que es lo importante. A nivel individual siempre quieres crecer cada año, pero lo importante es el grupo. Si el equipo está bien, uno crece aún más.

¿Cómo convencen a la gente de que las sensaciones son buenas llevando tres puntos de nueve?

Si han visto nuestros partidos se habrán dado cuenta de que el equipo mejora cada día y crece por momentos. Llevamos tres puntos, sí, pero podríamos llevar cinco o siete. No merecimos perder ante Valladolid y Málaga. Nos tendríamos que haber llevado un punto al menos de cada partido. En ambos fuimos superiores, pero son circunstancias que se dan así. Seguro que luego vienen partidos en los que estemos peor y ganemos de manera injusta.

¿Y el día del Espanyol merecieron ganar?

En la segunda parte fuimos mucho mejores, aunque en la primera el Espanyol tuvo más posesión. Fuimos justos ganadores porque ellos se quedaron con diez y a partir de ahí nos hicimos con el control del partido y empezamos a crear ocasiones. Igual con los dos goles que hicimos nos quedamos cortos...

¿Cómo valora los últimos fichajes, Movilla y Sapunaru?

Son jugadores buenos y veteranos. Me parece que a esta plantilla le faltaba gente más veterana y con estos dos futbolistas creo que esa carencia queda cubierta. Tenemos jugadores muy buenos pero muy jóvenes. Si se complica la situación creo que los veteranos son los que ayudan a solucionar los problemas.

¿Cómo ve a José Mari?

Bien, aunque aún le quedan cosas que mejorar ya que viene de Segunda B. Es normal que le cueste un poco adaptarse porque el ritmo de Primera es diferente, pero sinceramente me parece que está haciendo un trabajo buenísimo. Contra el Málaga lo vi muy bien y poco a poco va a ir creciendo. Y un pivote estático nos viene muy a los que tenemos un perfil más ofensivo, sabes que tienes la espalda bien cubierta.

Romaric debería ser clave, pero sus molestias...

Es muy bueno y nos va a dar mucho cuando esté bien. Tiene problemas en el pubis que le están lastrando, pero cuando mejore va a dar puntos y a aportar mucho al equipo. Es un gran fichaje.

¿Quién le ha llamado más la atención de los nuevos?

Quizá me haya sorprendido Montañés, no lo conocía y es un jugador muy fuerte, técnicamente bueno y que golpea al balón con las dos piernas. También me ha sorprendido Víctor Rodríguez. Es un jugador que nadie conocíamos pero que tenemos la certeza que con minutos se va a hacer más bueno todavía, es muy descarado con la pelota.

Entre lo malo, está la rémora en los balones parados. ¿Cómo lo lleva Jiménez?

Nos está insistiendo mucho en ese aspecto. Hay que aprender de los errores porque el año pasado ya encajamos algunos goles así que nos costaron muchos puntos. Hay equipos en Primera que sólo dependen del balón parado y si les das opciones a través de faltas o saques de esquina te pueden hacer un gol. Debemos estar listos en ese aspecto y cometer los menos errores posibles.

¿Espera que sea un año más tranquilo que el pasado?

Lo firmaría ya. Todo lo que sea salvarse será bienvenido, da igual en qué jornada sea. Y si el año sale tranquilo y podemos pelear por algo más, lo haremos. Pero hay que tener claro que lo primero es no descender.

Hay quien no cree que esta plantilla sea mejor que la del año pasado, ¿qué opina?

La única manera de convencer a la gente es a través de los resultados. Si esta plantilla es mejor pero al final saca 10 puntos menos que la del año pasado, queda claro que la mejor era la anterior... Yo creo que puede haber más calidad, pero también gente más joven.

Por caracteres fuertes no será. Están unos cuantos...

Sí, estamos unos cuantos (risas). La verdad es que este vestuario puede presumir de la armonía que existe entre todo el mundo. Ésa es una de las claves para la salvación esta temporada, como lo fue la temporada pasada.

Estadísticas AS.com