Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Mourinho

"Si elegí el Real Madrid fue precisamente para competir con el Barcelona"

Mourinho repasa en AS toda la actualidad madridista. En esta primera entrega habla del 'Fair Play Financiero', de la Champions, del Barça, del caso Cristiano y del Príncipe de Asturias. Mañana, más sobre Modric, Kaká, la Liga, los árbitros, las selecciones...

¿Como van a combatir clubes como el Madrid o el Barcelona, cuya propiedad está repartida entre miles de socios, el empuje de los equipos patrocinados por rusos o árabes millonarios dispuestos a poner dinero sin límite? ¿Podrán mantener a sus estrellas?

El Madrid, el Barça, el Bayern... son clubes que tienen un capital que es único, que es su capital histórico. Y esto no se compra con dinero. Los títulos, las Copas de Europa, la trayectoria, la historia, la afición... Estas cosas no se pueden solucionar con dinero. Y los mejores jugadores querrán estar en estos equipos, en estos tres que he citado y en algunos más que tienen las vitrinas llenas de trofeos casi centenarios. Esto aún juega un papel determinante en los jugadores. Después hay que tener en cuenta que el Fair Play Financiero está al caer. Y dice Platini que va a llevar esto a rajatabla. Van a imponer restricciones y las dificultades serán para los clubes que no estén bien estructurados, aunque tengan la caja llena de billetes. Lógicamente, al nivel del Madrid, que es mi club y el que conozco, las estructuras están preparadas para esto, y entrarán bien en la nueva etapa. El Real Madrid tiene potencial e historia para mantener a los mejores, a jugadores como Cristiano, Casillas, Benzema, Higuaín. En fin todos los de nuestra plantilla. El Barça, igual. Pero los clubes que viven exclusivamente de las inversiones de sus propietarios no lo tendrán tan fácil, porque encontrarán dificultades al no estar estructurados como los históricos. De modo que el Fair Play Financiero le hará un bien al fútbol.

En todos los clubes de élite hay tres tipos de jugadores: los top-ten mundiales, los de clase media y los de clase baja. No todos los equipos pueden tener once jugadores de la clase alta, pero quizás en los de clase media sí que encuentren clubes estructurados como el Madrid o el Barça para acudir al mercado y competir con los rusos, con los jeques. ¿Ahí estará el problema de verdad?

Puede ser, sí. No lo sé. En este momento el mercado está cambiando mucho. Está convulso. Pero por ejemplo, esta misma semana el fútbol ruso, el Zenit, ha fichado a Hulk y a Witsel por 100 millones de euros. Y los han sacado a tocateja de dos históricos del fútbol portugués y continental, el Oporto y el Benfica. Son jugadores que todos podíamos pensar que a corto plazo estarían en equipos top de la Champions, pero han acabado en Rusia. El dinero sigue siendo importante para los jugadores de fútbol, pero sí, principalmente para los de clase media. Porque el que gana cinco millones de euros al año no se va a ir si le dan cinco y medio. Ahora bien, una persona que gana doce mil euros al año y le ofrecen ganar cuarenta mil es seguro que va a cambiar de empresa. Es lógico, porque les cambia la vida. Pero según en qué cantidades. En las cantidades que ganan las grandes estrellas esto no es así. Los casos de Hulk y Witsel, dos de los mejores jugadores de la Liga de Portugal, se van a repetir en los próximos años. Pero sacar a una gran estrella de un club histórico y campeón no será tan fácil. Es una nueva realidad a la que tenemos que adaptarnos.

Su grupo de Champions lo forman cuatro campeones de liga. ¿Puede hacer un repaso rápido de los rivales: City, Dortmund y Ajax?

Sí, sí. Es verdad. Y no sólo son cuatro campeones de liga, sino que de los cuatro que estamos en el grupo tres somos campeones de las tres primeras ligas de Europa: la Liga, la Bundesliga y la Premier. Porque me parece que el Calcio está sufriendo, que sólo la Juventus podría mantener el paso de los equipos que hay en el grupo del Madrid. Francia está creciendo, pero aún no llega a ese nivel. Es un grupo durísimo, desde luego. Y para cerrar el grupo está el Ajax, que está en permanente reconstrucción pero que siempre ofrece jugadores nuevos e interesantes, gente que quiere hacerse un nombre y que dará guerra. El Ajax además tiene títulos, y los lleva en su camiseta aunque la defiendan futbolistas jóvenes.

La semana pasada, en Montecarlo, pulsé una opinión generaliza: el grupo del Madrid en la Champions es el grupo de la muerte. Ruud Gullit me lo resumió muy fácil: "Es un grupo que no permite fallos, ni el más mínimo error"...

Totalmente de acuerdo con Gullit. La diferencia entre nuestro grupo y el resto es que el Madrid no puede permitirse un descuido. Como tampoco nuestros rivales: City, Dortmund y Ajax. Además, otro asunto a tener en cuenta: los dos equipos que pasen de nuestro grupo no van a llegar a fase eliminatoria de la Champions en las mismas condiciones que los otros 14 que se clasifiquen en los siete grupos restantes. Me explico. Nosotros tendremos que ir a tope desde el minuto uno y en todos los partidos de la fase de grupos. Con el máximo de intensidad, concentración, entrega, de presión. Y llegaremos a octavos de final con ese esfuerzo en las piernas y en la cabeza. Los demás van a llegar más frescos, y sin tarjetas, sin sanciones, controlando los minutos de juego, haciendo rotaciones... Con muchas ventajas que no vamos a tener el Real Madrid, el Manchester City, el Dortmund y el Ajax. Nosotros llegaremos a cuartos con esfuerzos acumulados, probablemente con tarjetas, con muchos minutos disputados a tope, con fatiga física y mental.

No va a ser un paseo esta fase de grupos, ¿verdad?

Fácil no va a ser. Pero conociendo a mi equipo, a mis jugadores, también tengo que ser sincero y decir que preparar partidos de esta intensidad me resulta, nos resulta, más fácil que hacerlo en otros. Me tranquiliza saber que el Real Madrid ha desarrollado una raza competitiva enorme. Y al equipo no hay que decirle más. Ellos ya saben que tienen que estar a tope y darlo todo en la Champions, que jugando bien, mejor o regular tienen que sacar los partidos adelante. Ganar desde el primer minuto del primer partido, contra el Manchester City en el Bernabéu.

¿Será precisamente el Manchester City el gran rival a batir?

Pues no estoy tan seguro. El Dortmund es bicampeón de Alemania, es un equipo óptimo y está lleno de internacionales, muchos de Alemania y los dos mejores jugadores de Polonia. Que ya va cogiendo experiencia en la Champions, que tiene un estadio impresionante, una afición que apoya hasta el final. Y el Ajax nunca sabes, pero te puede dar un disgusto. Y como no hay margen de error... Pero sí, el Manchester City es poderoso por dinero, por jugadores, por futbolistas de primer orden mundial. El City es un equipo hecho para ganar la Champions, fabricado con esa intención. La inversión que van haciendo año tras año tiene como objetivo levantar la Copa de Europa. Y va a ser duro. Duro para el Real Madrid... y duro para ellos porque el Madrid es el Madrid.

El Madrid ha conseguido hacer hincar la rodilla al Barcelona dos veces en los últimos seis meses. ¿Ha comenzado un cambio de ciclo?

No soy yo quien debe decir esto. Lo que sí es evidente es que hemos roto la serie triunfal del Barcelona, que encadenaba un título tras otro. Ahora ha vuelto la alternancia, y vamos a ver cómo acaba este pulso. De todos modos, hay que ser sincero: estamos hablando del Real Madrid y del Barcelona, dos equipos muy buenos, buenísimos. Cualquier otro equipo que escoja en el mundo, si le pusiera a disputar la Liga no acabaría ni primero, ni segundo. Y si elegí el Real Madrid es precisamente por esto. Porque es más difícil estar aquí. Si vas a otro campeonato es más fácil ganar. Con cualquier otro adversario directo que no sea el Barça y a campeonato completo todo sería más fácil. También digo que si el Madrid ha llegado donde ha llegado la temporada pasada parte de la culpa la tiene el Barça, que dejó un listón altísimo. Para ser campeones había que pasar de dimensión, y por eso es un orgullo la última Liga. Pero este pulso no ha terminado. Lo que ha terminado es el ciclo infalible de victorias del Barcelona. Pero el ciclo de alta calidad de estos dos equipos no ha acabado. Va a seguir el pulso. Y el aficionado del fútbol, no sólo en España, el aficionado del fútbol mundial, va a disfrutar con los Madrid-Barça venideros. El Madrid-Barça es una bendición para el fútbol, para los aficionados. No tengo números, pero seguro que ha tenido más audiencia global, mundial, de televisión la última Supercopa de España que muchos partidos de la pasada Champions.

En su doble condición de entrenador y mánager, ¿puede ponerle usted remedio al caso Cristiano? Si es que entiende que hay caso.

Déjeme pensar unos minutos...

¿Qué, ya?

Sí, pero es un tema del que no debo ni puedo hablar.

¿Y eso?

No voy a decir nada sobre esto.

¿No contesta porque prefiere hablar primero de ello con Cristiano cara a cara?

Perdone, esta entrevista me parece interesante. Estoy dispuesto a hablar de todo. Le he respondido a todo en profundidad y con sinceridad. Pero no me pregunte por lo de Cristiano. Debe comprenderme. Le pido por favor que no insista.

Por último, ¿qué le parece a José Mourinho que Casillas y Xavi hayan ganado el Príncipe de Asturias?

Ha sido una de las buenas noticias del día. Aprovecho para felicitarles a los dos desde las páginas del AS. A Iker, nuestro capitán, el capitán del Madrid y de España y el jugador más veces internacional con La Roja, le envío un abrazo fuerte y sentido, y le felicito con todo el afecto. Para Xavi, también mi sincera enhorabuena.

Estadísticas AS.com