Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

liga bbva | villarreal 0 - atlético 1

El Villarreal viaja al infierno

Dramático desenlace en El Madrigal: Falcao marcó en el 88 y Tamudo hizo en Vallecas el gol que mandaba a Segunda al Villarreal. El Atlético gana pero no logra la plaza de Champions.

El fútbol es así. Es un tópico, una frase manida que a veces no significa nada pero otras lo significa todo. La tarde del domingo 13 de mayo comenzó con el Manchester City ganando la Premier con dos goles en el tiempo de descuento y acabó con un cierre dramático en nuestra Liga. El Villarreal, que comenzó el año en Champions y que ha sido un referente de buena gestión y gusto exquisito en los últimos años, está en Segunda División con otro desenlace cruel para unos y celestial para otros: fútbol.

Estos son los hechos: en un partido de calma chicha y poca sustancia, el Villarreal navegó más o menos tranquilo con la carambola a suficiente distancia. Pero llegaron los goles del Zaragoza y la calculadora comenzó a tiritar. Un gol en contra, otro en Vallecas; un gol en contra, otro en Vallecas... tanto lo invocó la grada aterrada de El Madrigal que sucedió: rozando el minuto 89 Falcao marcó de cabeza a la salida de un córner. Un par de minutos después Tamudo marcaba el gol del Rayo en Vallecas y de repente el Villarreal no tenía suelo debajo de los pies. La crueldad se consumó con un remate de Marco Ruben al limbo en posición franca: era la salvación que se escapaba, el último hálito de vida. Y de ahí a las lágrimas, al drama y a la cara más horrible del fútbol, que le tenía que tocar a alguien y le tocó al que no estaba en casi ninguna apuesta. Los dioses del fútbol escriben con renglones torcidos.

Y el gol, sal en la herida, se lo marcó Falcao, bestia negra que le dejó sin final de Europa League la pasada temporada con cinco goles y que le hizo otros dos en el Caldéron en la ida del campeonato. Este, el octavo en cuatro partidos, es el más doloroso, un cabezazo marca de la casa de un delantero estruendoso cuando casi no había tiempo para cambiar la hoja de ruta. Porque hasta ese momento el Villarreal se había colgado del plan de Lotina y lo había ejecutado con esmero y absoluta, quizá demasiada, precaución. No arriesgó ni un ápice, no se permitió ni una alegría. Replegó líneas en su campo, muy juntas y muy pendientes de Falcao y del juego en tres cuartos de Diego o Adrián. Atacó poco, nunca desordenado y nunca con muchos jugadores por delante del balón. Eso bastó hasta que de repente un gol marcaba la frontera entre el paraíso y el infierno. Quedaban minutos, apenas segundos: no había tiempo.

La paradoja es que el Atlético no ganó nada. El gol de Rondón en Málaga le dejó sin cuarta plaza. Con la Europa League recién conquistada el asunto no parece dramático pero puede que lo sea: sin caza mayor europea el grifo se cierra y el verano puede traer movimiento migratorio en la nobleza de la plantilla. Otra vez. Hasta el gol, el equipo jugó sin demasiada pasión ni demasiada resaca europea. Jugó un partido aseado y discreto con orden, poca profundidad y las algarabías de Salvio como principal baza. Pero incluso con poco pudo marcar antes, cuando el Málaga ya ganaba, con un remate de Filipe al larguero y un remate de Salvio que salvó Diego López.

La última reflexión es para el Villarreal, acaso el gran derrotado de esta Liga, finalmente descendido a contraestilo, sin obtener recompensa ni con su personalidad ni al renunciar a ella. Comenzó el curso en Champions, jugando en Munich y Manchester, y lo termina en Segunda después de fulminar a Garrido y Molina y abrazarse a Lotina, después de las lesiones de Nilmar y Rossi y despés del traspaso, medio corazón exiliado al sur, de Santi Cazorla. Cuando nada funciona todo es susceptible de empeorar y el Villarreal flirteó con el descenso y gastó balas para escapar en un camino de perfil que parecía allanarse tras el triunfo en Gijón. Nada de eso. Intentó huir pero el infierno corrió más y le atrapó con apenas un par de minutos de Liga por jugar. Falcao, Tamudo, Lotina... y el final de una etapa, rara avis del fútbol español, deslumbrante.

Estadísticas AS.com