Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Homenaje del Schalke a Raúl | El estadio se volcó con el '7' en su despedida

'Gracias por todo, señor Raúl'

El Schalke organizó un fastuoso homenaje de despedida al '7'. Sesenta mil aficionados le vitorearon.

'Gracias por todo, señor Raúl' Ampliar
ESPECTACULAR. Los sesenta mil espectadores que abarrotaron el modernísimo Veltins Arena rindieron un emotivo adiós a Raúl, que disfrutó de lo lindo sobre el césped acompañado por sus cinco hijos.

Sesenta mil espectadores no se movieron de su asiento en el Veltins Arena cuando acabó el Schalke-Hertha. Con cánticos, pancartas y banderas de España querían homenajear a Raúl González, 'Señor Raúl' para siempre en Alemania. Una parafernalia espectacular cubría el césped, con epicentro en la plataforma donde debía subir el héroe. En la bocana de vestuarios, el '7' esperó la orden de salir acompañado por sus cinco hijos. Allí, con una sonrisa nerviosa, escuchó su nombre por megafonía, saltó a la hierba y una lágrima que resbaló por el ojo izquierdo le delató: el futbolista de hierro se desplomaba agradecido, emocionado, abrumado. Fue un instante sublime, para el recuerdo.

Raúl lloró como no podía ser de otra manera. Con su hija María en brazos, con Hugo, Jorge, Héctor y Mateo luciendo con buen estilo el uniforme del Schalke, con su esposa Mamen Sanz lanzándole besos desde un palco, con un estadio abarrotado demostrándole tanto cariño, la escena hablaba del merecido reconocimiento a un profesional íntegro que además es una persona ejemplar.

'Danke, danke', se le adivinaba decir a Raúl en sus labios, dando gracias por tan espectacular ceremonia de despedida. Han sido sólo dos temporadas, noventa y ocho partidos y cuarenta goles, el último de ellos firmado ayer mismo contra el Hertha.

Mito.

Pero la afición del Schalke supo valorar muy rápido lo que estaba viendo en este futbolista especial. Le recibió como a un grande y le ha despedido como a un mito: 'En nuestros corazones te quedarás siempre'; 'Gracias, señor Raúl'; 'Raúl, gracias por tus parabienes'. Cada cual hasta donde le daba el idioma castellano, quiso mostrar su pancarta de elogios al paso por el césped del '7'.

Sesenta mil aficionados entregados, haciendo la 'ola alemana' frente a Raúl y sus hijos, banderas españolas al viento de Gelsenkirchen, un pasillo con la actual plantilla y algunos veteranos ilustres le llevaron hasta el escenario. 'Danke, danke' seguía repitiendo el madrileño. María, la pequeñita, se le enredó entre las piernas cuando el presidente del Schalke le entregó enmarcada la elástica número '7', la que nadie volverá a vestir en este club, en un ejercicio de distinción sublime de la entidad hacia el jugador.

Raúl recogió el obsequio, lo levantó en ofrecimiento a la grada y dio por cerrada su maravillosa aventura en la Bundesliga. De camino de vuelta al vestuario, el gran capitán encontró lo que buscaba: una bufanda con los colores de España que pronto lució en su cuello. Solo faltó la media verónica con la que durante tantos años de madridista celebró los títulos y hacía vibrar al Bernabéu. Quizás lo pueda hacer el día que el Madrid disponga su partido homenaje.

Ahora Raúl tiene un plan para dar las últimas lecciones de fútbol y de vida en otro país. Probablemente en Catar.

El detalle del adiós: Vendidas 8.000 camisetas con "Gracias Raúl"

Desde que llegó Raúl al Veltins-Arena se convirtió en habitual ver en todos los partidos banderas españolas y camisetas con el número 7. El partido de ayer no fue una excepción. Además. aumentó el apoyo de la afición más numerosa de todo Alemania (más de un millón de simpatizantes) al exjugador madridista. En los aledaños del estadio se vendieron más de 8.000 camisetas conmemorativas con un lema en la espalda: "Gracias Raúl".

Estadísticas AS.com