Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Camino a la Eurocopa | ASÍ ES EL SEGUNDO ENTRENADOR DE LA ROJA

"Toni, piensa algo"

Siempre está un paso por detrás, se le ve, pero no se le siente. Sin embargo, su papel es importantísimo. Toni Grande lleva 13 años compartiendo banquillo y decisiones con Vicente del Bosque. El segundo entrenador de la Selección cuenta las claves de esta relación.

María Jesús Luengo

"Toni, piensa algo" Ampliar
FIEL ESCUDERO. El segundo entrenador de España, Toni Grande.

José Antonio Grande (Valencia, 1947) puede ser la persona que mejor conoce a Vicente del Bosque. Su fiel escudero. Comparten banquillo desde 1999 y cuando se proclamaron campeones del mundo se dieron un abrazo, "quizá el más corto de nuestra vida. Pero yo sé lo que significaba. No nos dijimos nada. Luego después hemos hablado de ello y Vicente me dice: 'Toni, somos tíos de suerte", cuenta Grande.

Esa forma tan natural de celebrar aquel éxito, en segundo plano, resume su trabajo: "Es verdad que yo tengo mi parcela de responsabilidad (elogia el trabajo de Javier Miñano, Paco Jiménez, Ochotorena..). Mi apoyo hacia Vicente es más grande. Con un gesto sabemos lo que tenemos que hacer. El secreto es que nunca hemos tenido un choque. Diferencias de opinión, sí, pero nunca un enfrentamiento. Yo le doy mi opinión, pero al final prevalece la suya".

"Hacer la lista de 23 para el Mundial de Sudáfrica fue el momento más duro, igual que lo va a ser ahora para la Eurocopa. Había que dejar fuera a gente que había estado con nosotros durante dos años e igual de comprometidos. Pero Vicente tiene una cabeza privilegiada. Fue una decisión madurada, no se podía hacer con el corazón. Otro día complicado para nosotros fue hacer la alineación para la semifinal. Sabíamos que con Paraguay no se había jugado bien y había que hacer algo. Fue duro quitar a Torres...".

Se ganó a Alemania y España jugó la final. Toni recuerda: "Minutos antes de que marcara Iniesta, Vicente ya me dijo: 'Vete pensando algo, Toni'. Tenía escrito quién iban a lanzar los penaltis, Xavi, Cesc, Torres y luego le pregunté a Ochotorena para decidir los otros dos. No recuerdo si los elegimos, porque marcó Iniesta y los papeles saltaron por los aires. Sabía que no se nos podía escapar y mirabas al banquillo y veías a esos chavales.... ¡Campeones del mundo! Luego el recibimiento del 12 de julio, eso sobrepasó todo".

Toni enumera las claves de esta relación de pareja: "Congeniar con Vicente es fácil. Se han sustituido las órdenes por diálogo. No se usa el látigo ni el 'porque lo digo yo'. Hay mucha comprensión y talante. Yo estoy para hablar con los jugadores, para escuchar. El primer entrenador no debe desgastarse, pensar en horarios, descansos, días libres o hacer comentarios a un jugador; para eso estoy yo". Y añade: "Hay que ser leal. Saber escuchar, no mentir, ser claro, no dejarse nada escondido. Y el día que se vaya él, me voy yo".

Él, además, tiene un trato más directo con los jugadores: "Yo puedo saber cosas de ellos, pero ellos saben que soy leal. Mi labor es la de unir, es psicología. El jugador te observa y te cataloga. con ellos hay que estar en el sitio, ni demasiado amigos, ni enemigos".

Después de 13 años con Del Bosque, Toni le define así: "Lo que más admiro de él es que no se calienta. No se trata de poner siempre la otra mejilla, pero sí de tener un comportamiento que te dignifique. Y al final él siempre es el vencedor. Desde la legalidad se acaba con las suspicacias. Tiene una visión que los demás no tenemos. Ha dado auténticas lecciones, como lo de Luis Aragonés en los Príncipe de Asturias. Le vio en la tribuna y le llamó. Fue una forma de premiar a Luis, de decirle 'reconozco tu labor en este equipo'".

El Besiktas les unió más

Pero antes del éxito de la Selección y tras salir del Madrid, pasaron tiempo sin entrenar hasta que les llamó el Besiktas: "Yo estaba de vacaciones y me llamó Vicente. Nos reunimos en el hotel Palace y Vicente nos dijo: 'Yo voy, llevamos más de un año sin entrenar y es la única oferta seria que hemos recibido. Si alguno no quiere ir, lo entiendo'. Para allá que nos fuimos todos. Ese cambio nos vino bien, nos tocó sufrir, pero nos unió aún más".

El detalle de Lorenzo Sanz

Tras la destitución de Toshack, Del Bosque se hizo cargo del Madrid: "Hubo momentos duros. Hubo críticas, se tomaban a Vicente como un técnico interino. Y la noche antes de la final de París, Lorenzo Sanz nos llamó y nos ofreció dos años de contrato. Fue valiente. Con Florentino pasó que no había confianza, A pesar de ganar la Liga y llegar a semifinales de Champions, sabíamos que no íbamos a seguir. Pero no se puede tener rencor al club de tu vida".

De Capello a Toshack

Comenzó como segundo con Capello ("Es de esos entrenadores que cuando llega al vestuario los jugadores ya saben que hay un entrenador. Confiaba en mí"), después con Heynckes ("Me costó más, era más desconfiado, pero luego reconoció mi trabajo"), Hiddindk ("Muy sanote, pero me duró muy poco") y Toshack ("El más duro. Me tocaba hacer cosas que no eran mi cometido. El quería más que un segundo, un confidente y yo no lo iba a hacer").

Estadísticas AS.com