Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

RACING | DESCENSO A SEGUNDA

El Racing celebrará su centenario en Segunda

El Racing, con su derrota ante la Real Sociedad, es matemáticamente equipo de Segunda tras permanecer las últimas diez campañas en Primera, donde no podrá celebrar su centenario.

EFE

Los cántabros empezaron mal la Liga con Héctor Cuper en el banquillo; tuvieron una tímida reacción de la mano del triunvirato formado por Juanjo González, Fede Castaños y Pablo Pinillos; y han acabado como un juguete roto bajo la batuta de Álvaro Cervera.

A falta de tres jornadas, los números del Racing son desalentadores. En los 35 partidos disputados, han sumado cuatro victorias, con 14 empates y 17 derrotas, anotando 24 goles frente a los 56 encajados. Desde que el Racing ganó en Pamplona, al Osasuna, en la jornada 19, los cántabros han caído en picado hacia Segunda.

Sin duda los peores registros son los firmados por Álvaro Cervera, quien desde que dejó el Recreativo de Huelva para debutar como técnico de Primera División, ha dirigido diez partidos en los que ha sumado dos de los treinta puntos en juego, que dejan al Racing como merecido colista de la categoría.

Sólo Juanjo González tuvo resultados aceptables, con seis empates y tres victorias en doce partidos; ya que Cuper dimitió tras ganar un encuentro y empatar seis, de los trece que dirigió.

En concurso de acreedores

Ya antes de comenzar la temporada, la posibilidad del descenso estaba en la mente de toda la afición racinguista al ver al club inmerso en un concurso de acreedores que le dejaba maniatado para reforzar con garantías una plantilla mermada por bajas como las de Henrique, Lacen, Rosenberg y, principalmente, Giovani Dos Santos, jugador que fue clave para mantener la categoría la campaña anterior.

Además, también había abandonado el club el técnico Marcelino García Toral, el entrenador con mejores resultados de la historia del Racing, que se despidió por las promesas incumplidas del propietario del club, el empresario indio Ahsan Ali Syed.

Para tratar de mantener al equipo en Primera, categoría en la que ha estado las 18 de las últimas 19 temporadas, se confió en Héctor Cuper, al que sólo le dieron un par de refuerzos, el argentino Lautaro Acosta y el uruguayo Christian Stuani. Las lesiones apenas han permitido jugar el primero y Stuani ha cumplido, aunque sin llegar a ser tan determinante como lo fue Giovani.

Cuper acabó viendo que no tenía mimbres para alcanzar el objetivo de la permanencia y decidió cambiar de aires, luego no se confió suficiente en Juanjo González pese a que el equipo mejoró considerablemente y se contrató Álvaro Cervera por el buen cartel que tenía de su etapa como jugador en el Racing, desafortunada apuesta como el tiempo ha demostrado.

Diez años en Primera

Con el descenso se pone fin a la mejor etapa del Racing en Primera, ya que en estos años el equipo ha logrado ser dos veces semifinalistas de la Copa del Rey, dos hitos históricos para los cántabros, y se ha clasificado por primera vez para disputar la Copa de la UEFA, tras alcanzar, en la temporada 2007-2008, de la mano de Marcelino, su mejor clasificación en la Liga (sexto) desde la Guerra Civil.

Ali Syed, el principio del fin

El principio del fin hay que buscarlo en la llegada al Racing de Ali Syed. Cuando el empresario indio se hizo con la mayoría accionarial, aterrizó en Santander, en su avión particular, cargado de buenas intenciones y haciendo promesas a diestro y siniestro, entre ellas la de reforzar el equipo para llevarlo a la elite europea.

Pronto los hechos demostraron que Ali solo tenía buenas palabras. El indio, que lleva muchos meses sin aparecer por Santander, además de no cumplir con sus compromisos económicos, entre ellos el del pago de las acciones a Dumviro Ventures (Jacobo Montalvo) o el de las cantidades que se les adeudaba a los jugadores, dejó al club sin margen de maniobra para evitar que se tuviera que acoger a la Ley Concursal.

Mientras aún está pendiente de que se resuelva la demanda de Montalvo con la que trata de recuperar su paquete accionarial por el impago de Ali, el Racing está ahora gestionado por los administradores concursales, hasta que en el tercer fin de semana de mayo se celebre la Junta de accionistas en la que se designará un consejo de administración del que carece el club desde que meses atrás se forzó la dimisión del que encabezaba Francisco Pernía.

El Juzgado de Primera Instancia número 4 de Santander se ha inhibido en la petición formulada por el Gobierno de Cantabria, a través de la Sociedad Regional Cántabra de Turismo (Cantur) para que se declarara un administrador judicial de las acciones del Racing de Santander que tiene en su poder Western Gulf Advisory (WGA), la compañía de Alí Syed.

La decisión del juez Justo García Barros, de que la petición del Ejecutivo cántabro sobre la administración judicial de las acciones sea estudiado en un Juzgado de Madrid, supone que el fallo que se produzca no llegará a tiempo para evitar que el empresario indio controle la mayoría accionarial en la Junta de accionista del tercer fin de semana de mayo.

Alí Syed podrá, de ese modo, designar un nuevo consejo de administración y quizá volver a confiar para la presidencia en Francisco Pernía, a quien la afición apunta como uno de los principales culpables de la debacle deportiva e institucional del Racing.

En cualquier caso para el próximo el Rácing tendrá que confeccionar una plantilla nueva, porque once jugadores acaban contrato y algunos otros podrían cambiar de aires como Toño, Torrejón, Álvaro y el senegalés Pape Diop.

Estadísticas AS.com