Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

sevilla una de las ferias más amargas

Míchel y Del Nido dejan al equipo sin media Feria de Abril

Se intuía desde que, el sábado por la noche, Negredo mandó al limbo el 2-1 contra el Levante. Se confirmó ayer. El Sevilla anunció que Míchel concentrará desde el jueves a sus jugadores prácticamente en su casa. En Valdebebas trabajó y allí vuelve para preparar su regreso al Bernabéu el domingo (12:00 horas). La Feria, por tanto, acaba mañana para la plantilla del Sevilla. Demasiado en juego.

Es un clásico en la Sevilla futbolística. A ambiente enrarecido y objetivos en peligro, concentración segura en la segunda mitad de Feria para evitar tentaciones. Este año no será una excepción. El Sevilla, fuera de los puestos europeos a cuatro jornadas del final, cerca de ese "fracaso mayúsculo" que José María del Nido no quiere ni pensar, se concentrará el próximo jueves por la tarde en Madrid y se entrenará en Valdebebas hasta que llegue la hora del partido.

El Sevilla, de por sí, ya viaja disminuidísimo a Madrid. Sin Medel y Manu, sancionados, con los veteranos Escudé y Kanouté fuera de combate por roturas musculares y con otra vaca sagrada, Palop, entre algodones. Todo eso más Emir Spahic, con una misteriosa lesión que no le deja integrarse al grupo. Pero aunque esté en cuadro, al límite y con el derbi a la vuelta de la esquina, no se puede permitir el lujo de tirar el partido del Real Madrid. Necesita pelear cada punto.

La concentración estaba cantada. Para empezar, es una decisión políticamente correcta que intenta calmar algo el entorno, que ya ha mostrado esta temporada su disconformidad con el esfuerzo de los futbolistas, insuficiente a sus ojos. Además, la pasada temporada hubo algún incidente desagradable en el vestuario con jugadores que cometieron actos de indisciplina (Zokora y Romaric) e infringieron el código interno del club. La decisión, consensuada entre Del Nido, Monchi y Míchel fue recibida con normalidad en el vestuario. Es fácil que el grupo entienda el aislamiento de cuatro días porque la temporada roza lo mediocre y está obligado a hacer los deberes después de 34 jornadas de exagerada irregularidad. El Sevilla, por tanto, ha organizado sus actos de Feria hasta el miércoles. Hoy, el habitual almuerzo de la cúpula con la prensa. Y mañana, la comida con los futbolistas. Será el día en que más se vea a los jugadores por el Real. Desde entonces, no volverán a pisar el albero.

Las reacciones desde el interior del vestuario fueron las esperadas. Ayer hablaron Reyes y Navas, sevillanos y amantes de la Feria. Ninguno lloró especialmente por la decisión tomada por el club. "Nos tomamos esta como otra semana cualquiera. Lo más importante es el partido del domingo. Es en lo único que hay que pensar. La Feria tira mucho, pero habrá tiempo para ir y, a partir de jueves, concentrarnos, que es lo que nos interesa". Navas estuvo en la misma línea: "Me parece bien la concentración, porque no soy de ir a la Feria ni de salir mucho. Lo importante es el partido y nos jugamos muchísimo". Si ganan el domingo, la cerrarán a lo grande. Y seguro que nadie dice nada.

La última experiencia con Manzano no salió bien: 2-6 del Madrid

Las concentraciones en la Feria de Abril no garantizan las victorias y eso lo sabe el Sevilla, que la temporada pasada decidió concentrarse en Costa Ballena para alejarse del Ferial en la víspera del Sevilla-Real Madrid. La cosa acabó con un 2-6. Otras veces, en cambio, funcionó. En la temporada 2005-06, Juande concentró a sus jugadores en Ronda y el Sevilla salió victorioso del derbi..., aunque esa no era época de Feria. El gesto, sin duda, tiene mucho más de simbólico que de efectivo pero en los últimos años en el ánimo de la afición está que el equipo no lo está dando todo. Estar en la Feria sería un problema.

Estadísticas AS.com