Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

LA LIGA AL MICROSCOPIO | 35ª jornada

Guardiola es ya un Quijote al que todo le da vueltas

Punto y final. O eso parece. El Madrid asestó una puñalada de muerte al Barça en su estadio y ante su gente. La ventaja se dispara a siete puntos con sólo doce por disputarse y la sensación es que los blancos ya tienen vacuna frente al dominio de los culés en los últimos años. Un nervioso Guardiola es la imagen de este hecho.

EL PERSONAJE: Guardiola es ya un Quijote al que todo da vueltas

Llueve sin compasión sobre Guardiola, se humedecen sus elegantes trajes, se calan sus corvados huesos de exfutbolista. Nunca antes ocurrió. No hubo motivos tan palpables como para criticar los planteamientos de quien convirtió un equipo de fútbol en una obra de arte. Elogiado estilo. Elogiado juego. Elogiados resultados. Demasiado oro al que sacar brillo y mostrar domingo tras domingo. Sin falta. Más teniendo en cuenta el factor de azar y eventualidad que acompaña a este deporte. Por eso las titularidades de Tello, Thiago y Adriano el día en que debía apostar a ganador frente al Madrid manifiestan una inclinación hacia lo quimérico, una tendencia del reputado creador por inventar cosas sin importar su utilidad. A eso ha contribuido también Mourinho urdiendo y perfeccionando un plan con el que minimizar su creación. Guardiola es ya un Quijote al que todo le da vueltas. Renovación. Piqué. Chelsea. Mou. Como para volverse loco.

Deivid: de canarias sí salen defensas

Míchel tiró frente al Levante del defensa del filial Deivid cuando se lesionó Escudé, algo que ya había hecho también ante el Mallorca. Al técnico del Sevilla le gusta este central o lateral canario que llegó al club hispalense del Universidad de Las Palmas tras un fugaz paso por el Villarreal. Uno tiende a relacionar el fútbol canario con el talento y la magia de sus mejores y más famosos representantes: Molowny, Germán, Guedes, Valerón, Silva, Pedro... Normal. Pero también hubo defensas excelentes como Tonono, Castellanos, Felipe, Gerardo, Diego o Juanito en los que se fijaron los chavales de las Islas. Deivid lo hizo. Y su legado le conduce a Primera.

El Atleti y el grafiti callejero de Arda Turán

Es una estirpe distinta. Singular. Hay jugadores criados entre los cláxones de la calle. Futbolistas que han regateado repartidores de fruta y usado puertas metálicas de garaje como porterías desde su más tierna infancia. Pateando un balón de cuero pero también, si es preciso, una botella de plástico. Gente como Arda, el más grafitero de los artistas de este Atleti, el único capaz de dibujar una chilena y un gol de habilidad y slalom en un mismo encuentro. Aquel imberbe chaval que se pasaba todo el día jugando al fútbol en las calles de su barrio de Bayrampasa, en Estambul, es ahora quien marca tendencia en un club tan iconoclasta como el colchonero. Sus padres Adnan y Yuksel lo sabían. Tanto trabajo de calle debía trasladarse al césped. Y lo ha hecho.

Vela es una realidad siete años después...

Marcó la Real, marcó Vela. La frase se ha convertido en una manida muletilla esta temporada. El mexicano está dirigiendo a los donostiarras con la firmeza de las grandes estrellas. La carrera de este fenomenal zurdo parece haberse estabilizado por fin en La Concha. Desde que destacara en el Mundial Sub-17 de 2005 y le fichara el Arsenal ha ido pasando como cedido por diferentes y variopintos conjuntos: Salamanca, Osasuna, WBA, ahora la Real.. Ninguno le dio los galones ni el bienestar en su vida privada como para llegar a explotar. Hasta que llegó a San Sebastián. Entonces sí. Entonces sus once goles sirven de confirmación: la promesa Vela es ya toda una realidad.

La liga de sólo cinco partidos de Canales

Canales nota por sus venas el cosquilleo de sentirse nuevamente jugador de fútbol. Tras una larga lesión de cruzado ha vuelto en los últimos días a los campos. Ayer, de hecho, ya fue incluso titular ante el Betis y dio una asistencia. Seguro que ha sido una época de mucho trabajo oscuro y en solitario del cántabro. Tiempo para pensar y querer seguir creciendo. Estas cosas sirven para madurar. Superarlas, inyecta una mayor ilusión. La suya ahora mismo pasa por divertirse en los partidos que quedan -cinco, con el de ayer- y demostrar que puede ser un futbolista de primer nivel. No importa si para el Valencia o para el Madrid, al que pertenece. Da igual. Ahora es feliz con sólo jugar.

Estadísticas AS.com