Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Levante 1 - Barcelona 2

Messi rescata al Barcelona

Leo aparece en el segundo tiempo cuando la Liga se escapaba. Barça y Levante protestaron sendos penaltis. El Barça logra llegar al Clásico a 4 puntos.

Messi rescata al Barcelona Ampliar
LETAL. Messi firmó la victoria del Barcelona en el Ciutat de Valencia con dos goles y ya suma 41 en la Liga.

Durante una hora el Barça tuvo la Liga perdida, pero todo fue que Messi se despertara, que Guardiola acertara con su enésimo cambio de dispositivo y los blaugrana levantaron un partido que se les había puesto en chino. El Levante había sacado petróleo de su única aproximación al área de Valdés y a partir de ahí, comandados por un Ballesteros sublime supieron controlar al Barcelona... hasta que el argentino se enchufó a un partido que él mismo acabó decidiendo al transformar un penalti sobre Cuenca, que señaló el asistente. Una victoria que permite al Barcelona recibir el próximo sábado al Madrid a cuatro puntos.

La Liga es presa de los nervios y los árbitros son los que más pagan un estado de histerismo general que aborrica en demasía a los testigos, que muchas veces pierden de vista que están contemplando una lucha titánica entre dos entidades descomunales y que se resume en el duelo mano a mano de dos jugadores legendarios.

Existe la tentación de los yihadistas de los arbitrajes de resumir el partido de ayer por lo que pasó en las áreas, donde se señalaron dos penaltis que eran perfectamente pitables. Evidentemente, la polémica existirá siempre, porque estamos a la altura de la temporada en la que estamos y en siete días se tiene que librar la madre de todas las batallas, pero sería hacerle un flaquísimo favor al fútbol reducirlo todo a dos jugadas sobre las que se puede discutir durante años sin llegar a ponerse de acuerdo.

El fútbol. La otra historia del partido, menos amarilla, pero que también existió, explica que el Barcelona salió a jugar al campo del quinto clasificado, donde el Madrid había perdido, con una defensa de tres y sin Iniesta. Y el plan salió bien en un principio. Los primeros 20 minutos del Barcelona fueron impecables en su realización y nefastos en su culminación.

Creó el Barça hasta cinco ocasiones claras de gol en ese primer tramo de partido, pero Pedro, Thiago y Adriano no supieron embocar. Ante este dominio, el Levante, demostró que es un equipo estupendo, estudiado, trabajado y ejemplar en el comportamiento físico y mental de sus jugadores.

Mantuvieron el plan previsto y esperaron su oportunidad, que llegó cuando después de forzar un saque de esquina en una contra muy bien administrada por Koné, Valdés falló en su salida y el rechace del balón le dio a Busquets en las manos, a pesar de que las intentó enganchar a su pecho. Barkero, que dio otra lección de fútbol, puso en ventaja a los locales y con su gol al Barça se le apagó la luz.

No supo el Barça como afrontar esa desventaja y el Levante vivió muy cómodo en el balcón de su área. Guardiola lo probó todo. Cambió a los extremos de banda, puso a Alexis de delantero centro, retrasó a Messi, adelantó a Fàbregas. Agua todo el rato.

Hasta que en el descanso retiró a Xavi en una decisión que de no salir bien le hubiera dejado a merced de los resultadistas. En su lugar salió Cuenca y el canterano, pegado a la banda, volvió a encender la luz. El resto, corrió de parte de Messi, que marcó un golazo y transformó el penalti que le hicieron a Cuenca rescatando a un Barça que andaba a la deriva.

Estadísticas AS.com