Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Sevilla - Zaragoza

Tan sevillista como enemigo

Jiménez vuelve con el cuchillo entre los dientes y al Sevilla, sin Kanouté, sólo le vale ganar

Tan sevillista como enemigo Ampliar
EL REGRESO. Manolo Jiménez, anoche a su llegada a Sevilla con la expedición del Zaragoza. Detrás de él, Aranda.

Fue un despido a sangre fría. Del Nido y Monchi, sus valedores y defensores a muerte durante mucho tiempo, soportaron con estoicidad la presión, pero se vieron obligados a madurar la decisión durante meses porque el sevillismo ya se había dividido entre adeptos y descreídos del jimenismo. Cocida a fuego lento, la situación se hizo insostenible después de un 1-1 ante el Xerez que fue su final. Manolo Jiménez, el futbolista que más veces ha vestido la camiseta del Sevilla, el entrenador que se encontró de súbito en el trono de Juande y un equipo en shock por la muerte de Puerta, ha creado consenso con el tiempo. Tal vez infrautilizó en algún momento el potencial de una plantilla irrepetible, pero fue un buen entrenador para el Sevilla.

Pero el regreso de Jiménez, que verá el partido en un palco una vez que Competición le sancionó con dos partidos por una frase a Turienzo que tampoco sonaba para tanto ("creo en tu honorabilidad pero eres un rencoroso"), no es en son de paz. El Zaragoza llegó por la noche a Sevilla con fuego en los ojos. Saldrá a ganar con la misma fe que le puso con éxito ante el Atlético y sin resultado contra el Barça. Y recupera a Apoño, brújula en el centro del campo, y Luis García, experiencia y complemento para Aranda, jugador de momentos que después de chocar con Jiménez ha vuelto a entrar en el redil. Gran futbolista, este Aranda.

El Zaragoza viene con el agua el cuello, pero qué pensar del Sevilla. Con un presupuesto gigantesco en juego y algo frustrado después de la derrota en San Mamés, donde tenía fe en dar un golpe de efecto definitivo en su pelea por la Champions. Míchel, triste sin Reyes, tiene un motivo para sonreír: regresa Trochowski, que le da equilibrio al equipo. Y reza para que marque Negredo...

Estadísticas AS.com