Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Valencia 4 - Rayo 1

Feghouli quiere ser tercero

Vuelve la victoria a Mestalla; Jonas se viste de Soldado y el Rayo protestó el penalti del 3-1.

Feghouli quiere ser tercero Ampliar
SIN PENALTI Y GOL DE COSTA. Alba ayer anotó su quinto gol y hubo dos jugadas polémicas: un penalti en contra del Rayo, que no fue, y un gol mal anulado a Ricardo Costa.

Ahora que prácticamente todo el mundo tenía asumido por Mestalla el fin de ciclo de Unai Emery, el Valencia vuelve a sacar lo mejor de sí y su afición a engancharse con el equipo. Hasta pancartas se vieron ayer a favor del técnico. Pagó el Rayo Vallecano los platos rotos che. Dos meses llevaban en Liga sin ganar ante su público y ayer lo hicieron por goleada. Durmieron terceros. ¿Efecto Bernabéu? Más bien sentido común en el planteamiento: seguridad atrás y velocidad arriba. Excesivo castigo para los de Sandoval. No la derrota, sí lo de marcharse con cuatro goles en la mochila. Pero el que juega con fuego suele quemarse y por algo será que a los de Vallecas le han marcado en sus últimas salidas en tres ocasiones cuatro goles (Málaga, Real Sociedad y anoche Valencia) y en una hasta cinco (Espanyol).

Ayer hubo un culpable principal de que el Rayo se marchara cabizbajo: Feghouli. Ni la pobre actuación de Paradas Romero (ni acertó en el penalti ni tampoco en el gol anulado a Ricardo Costa) puede eclipsar el partido del franco-argelino. Lo de este chaval hace tiempo que dejó de ser flor de un día. Está a las duras y a las maduras y se echa el equipo a la espalda como sin querer, pero lo hace. Participó en los tres primeros goles y si no lo hizo también en el último es porque Unai le había cambiado por Canales, autor curiosamente de la asistencia del cuarto.

Jonas aprovechó, al filo del descanso, un rechace de Joel tras remate de cabeza de Feghouli para anotar el primero. Abrimos un paréntesis: Emery vistió ayer a Jonas de Soldado y el brasileño respondió con dos goles. Cerramos paréntesis. Asistió, hablamos de nuevo de Feghouli, a Jordi Alba en el segundo; y provocó el penalti del 3-1, acción muy protestada por Sandoval y los suyos.

Quejas rayistas. En verdad esa pena máxima (dudosa) evaporó las opciones del Rayo, un equipo que encajó el 1-0 cuando más presencia tenía y el 3-1- apenas cinco minutos después de que Diego Costa aprovechara un regalo de Pablo para recortar distancias (2-1). Faltaban 18 minutos y el 4-4-2 por el que apostó Sandoval con la salida de Tamudo podía dar sus frutos. Pero Jonas no perdonó desde los once metros y después Guaita hizo de las suyas tras remate de Tamudo (hubiera sido el 3-2). Para la estadística, el gol de Pablo.

Estadísticas AS.com