Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Villarreal 0 - Espanyol 0

Se estrellan en Diego López

Sigue la leyenda del meta. Dos goles mal anulados, uno por equipo. Posible penalti sobre Valero. Uche estuvo fallón. El empate no sirve para ir a Europa.

Manu Gimeno

Se estrellan en Diego López Ampliar
EL ESLOVACO FUE TITULAR POR COUTINHO. Vladimir Weiss actuó de inicio debido al proceso febril de Philippe Coutinho. Y luchó, como en esta acción con Cristian Zapata.

El Espanyol sigue sin marcarle un gol a Diego López en nueve partidos que lo ha tenido en frente, y si ayer no lo logró parece que nunca lo va a conseguir. Porque hay que preguntarse: ¿qué más tiene que hacer el conjunto perico para hacerle un tanto al Submarino? Fue superior y le robó la pelota (ni el Barcelona ni el Real Madrid lo lograron en El Madrigal), generó más fútbol y disparó más a portería, pero unas veces por el acierto del meta gallego, otras por la falta de puntería de Uche y en otras porque González González lo evitó, la racha de imbatibilidad del arquero seguirá hasta la próxima temporada. Ésta continua, se agranda su leyenda y de seguir así será de digna de contar.

Entre tanto el empate cosechado no le sirve a ninguno de los dos para acercarse a sus objetivos. Ni el Villarreal se aleja del descenso ni el Espanyol se acerca a Europa, así que el cómputo general del punto logrado es malo para los dos equipos, pero quizá el más perjudicado sea el Villarreal que no se despega de abajo y está cuatro puntos del Zaragoza. Además, ahí abajo todo se complica, se magnífica y a este equipo los 'Efectos' le duran poco, el de Molina fue de poco más de dos meses y ya veremos de cuánto es el de 'Lotina'. Aunque hay que decir que sigue sin perder y va sumando. Por su parte el Espanyol sigue a dos puntos de Europa League y a seis de la Liga de Campeones.

Ausencias. El partido comenzó espeso, lento, parecía como que ambos equipos no sabían sobreponerse a las notables ausencias en ataque de sus hombres más decisivos en este último tramo final de temporada: Nilmar por el Villarreal y Coutinho (tenía fiebre) en el Espanyol. Los dos equipos se respetaban, aunque en el transfondo había algo más, estaban probando la fortaleza uno del otro. El Espanyol y el Villarreal son equipos que sobreviven claramente sin la dependencia de sus 'nueves', se apoyan en sus segundas líneas para hacer daño y eso quedó demostrado una vez más porque en la primera media hora ni Pochettino ni Lotina tuvieron noticias de Uche ni de Marco Ruben, respectivamente. Por eso comenzaron a asociarse con peligro Verdú-Sergio García, Cani-Borja Valero (que sufrió un posible penalti), y ahí hay fútbol de kilates. Esta delicia es imposible de ver en otros países, por eso hay que sentirse unos privilegiados de poder tener esta clase de futbolistas.

De una prueba de esta conexión de los genios pericos llegó el despertar del letargo de Uche, pero el cabezazo del nigeriano salió lamiendo el poste izquierdo de Diego López. Marco Ruben parece que sintió envidia sana y cogió el protagonismo amarillo en ataque: en su primera ocasión anotó un gol legal que debió subir al marcador porque Casilla no llegó a atrapar en ningún momento el balón; lo mismo le ocurrió al Espanyol en la segunda mitad, ya que hizo otro gol legal, ya que Moreno no empujó a Diego López. La extra protección que tienen en ocasiones los porteros hace que ocurran estas cosas, cuando siente el aliento del rival en su zona, la inmunidad que tienen llega a límites excesivos. Debieron subir los dos goles al marcador.

Verticalidad. El Espanyol se adueñó del partido, llevó peligro en ocasiones de Sergio García, Weiss (que lástima que sea tan intermitente e individualista) y de un Didac que dio toda una lección de intensidad y recorrido. Eso hizo que el Villarreal sufriera, parece que con Lotina es mucho más vertical y ha dejado su fútbol de toque para buscar la portería. Pero eso hace que Senna y, sobre todo Bruno, desluzcan. Eso es desaprovechar dos armas importantísimas. Ha perdido ese encanto con el balón de la época de Pellegrini, pero las necesidades aprietan y el Submarino las tiene muy grandes, no puede separarse del descenso y a este equipo le ha entrado el miedo.

Estadísticas AS.com