Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga Adelante | Celta 2 - Villarreal B 0

Balaídos ya es un fortín

El Celta logra su octavo triunfo consecutivo en casa.

Clemente Garrido

Balaídos ya es un fortín Ampliar
ABRIÓ LA LATA. Fabián Orellana abrió el marcador con un genial disparo que se coló por toda la escuadra de Diego Mariño.

En Vigo tienen muy claro que el ascenso pasa por Balaídos. Logrando un pleno de victorias en el estadio vigués, el Celta no duda que retornará a Primera. Esa lección la tienen bien aprendida los vigueses, que han convertido de su estadio un auténtico fortín. Ante el Villarreal B lograron su octava victoria consecutiva como locales. Además, volvieron a hacerlo de forma plácida, sin apenas sufrimiento. El comienzo del encuentro por parte de los locales fue casi perfecto. Destrozaron en todo momento a la zaga amarilla, que no sabía cómo frenar los constantes ataques de los de Paco Herrera. El único que mantenía a flote a los visitantes era un vigués, el portero Diego Mariño. Tuvo una noche extraordinaria el meta, pero no fue suficiente para su equipo.

El duelo se le puso enseguida de cara al Celta. Lejeune cometió un claro penalti sobre Iago Aspas a los diez minutos y fue expulsado al ser el último hombre. El delantero moañés erró la pena máxima y a partir de ahí se bloqueó en sus oportunidades de cara a puerta. Hasta cuatro ocasiones claras malogró el punta celeste. Entonces llegó el descanso y Herrera aclaró las ideas a su equipo en el vestuario.

Tras la reanudación, Joan Tomas encontró los espacios y sirvió un gran balón a Orellana. El chileno, muy activo durante toda la noche, superó por fin a Diego Mariño con un certero disparo que se coló por toda la escuadra. A partir de ahí, el cuadro olívico se calmó y navegó a favor de viento. Así, poco después, Joan Tomas volvió a ejercer de cerebro y le dio el gol en bandeja a Iago Aspas. Ya no podía fallar más el ariete y sentenció con enorme tranquilidad. Dribló a Mariño y empujó el esférico hacia la tranquilidad. Se quitó un peso de encima después de haber errado tantas ocasiones de gol.

Presión al líder. Con la victoria de ayer, el Celta logra mantener su distancia de cuatro puntos con el tercer clasificado, el Valladolid y se acerca aún más al liderato. El Deportivo está ahora a cuatro puntos y en dos semanas se presenta un derbi de lo más apasionante en Balaídos. El objetivo de los celestes es situarse líderes en ese encuentro, pero no dependen de sí mismos. Para ello tendrán que ganar la próxima semana en Cartagena y que el Depor no venza en Riazor al Murcia.

La cercanía del duelo ante el eterno rival se notó ayer en Balaídos. Durante todo el encuentro ante el Villarreal B hubo cánticos en alusión al eterno rival. El feudo vigués volvió a registrar una gran entrada, aunque muy lejos del lleno absoluto que ya está garantizado dentro de dos semanas contra los coruñeses. Apenas quedan unas cuatrocientas entradas y en las próximas horas se colgará el cartel de 'no hay billetes' en las taquillas.

Estadísticas AS.com