Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga de Campeones | Barcelona 7 - Bayer Leverkusen 1

La Mano de Messi

Leo hace historia al marcar cinco goles en un partido de Champions. Tello completa la goleada con dos más. El Barça, a cuartos por quinta vez consecutiva.

La Mano de Messi Ampliar
DE OTRO MUNDO. Messi es felicitado por Pedro y Fàbregas. El argentino vivió ayer una noche inolvidable en la que terminó el encuentro con cinco tantos.

Los 75.632 espectadores que lo vivieron en directo podrán decir eso de "yo estuve ahí", como en su día lo dijeron los que vieron a Chamberlain meter 100 puntos en un partido, Alí noquear a Liston o a Beamon volar en México. Como todos esos privilegiados, acababan de presenciar algo sublime. La actuación de Messi se impone a cualquier otra consideración derivada del partido de ayer. Messi metió una mano de goles en un partido de Champions. Esta temporada había marcado ya cuatro al Valencia y hace dos temporadas le hizo otro póker en Champions al Arsenal. Ayer se superó.

Lo de ayer le dispara en todos los récords. Sören Lerby, del Ajax, fue el último en lograr algo semejante cuando la competición se llamaba Copa de Europa. Fue ante el Omonia de Nicosia el 24 de octubre del 79 en un partido que acabó 10-0. Ese año, Hansi Krankl le marcó cinco en un partido de Liga al Rayo Vallecano. Desde entonces nadie había logrado nada igual en el Camp Nou ni en la Champions.

Con su gesta, Messi ya suma 12 goles en siete partidos de Champions, siete más que su perseguidor, el alemán Mario Gómez; iguala los 49 de Di Stéfano en competiciones europeas y se sitúa como quinto máximo goleador de las competiciones europeas. Y por si fuera poco, está a siete goles de desbancar a César Rodríguez como máximo goleador de la historia del Barça en partidos oficiales. Y tiene 24 años. La actuación de Messi, gracias a las redes sociales tuvo un efecto viral en el mundo y los elogios se desbordaron en tiempo real. Wayne Rooney desde su twitter, tras el cuarto del argentino, dijo que "es el mejor de todos los tiempos". Y como él, se sucedieron los elogios. Jack Wilshere, Falcao, Rivaldo... la mano de Messi conquistó al mundo. Y eso que antes de salir a jugar se tomó una pastilla en el túnel porque le dolía la cabeza.

El choque. El encuentro en si mismo, octavos de final vuelta de la Champions League, fue lo que pasó entre obra de arte y obra de arte del '10' argentino. Con una alineación en la que la nota más destacada era la nueva oportunidad que Guardiola le daba a Pedro, que progresa adecuadamente, el Barcelona se hizo enseguida con el control del partido bajo la dirección de Iniesta y Xavi.

A los 25 minutos, un pase magistral de Xavi le sirvió a Messi para iniciar su festival. A partir de ese momento, el Bayer, muy blandito atrás y sin apelar nunca a su superioridad física, fue un juguete en manos de los jugadores del Barça, que movían la pelota como querían. Y cuando ésta llegaba a los pies de Messi, lo único que podían hacer era ponerse a rezar.

El 2-0 logrado por Leo antes de la media parte ya le daba al Barça el billete a los cuartos de final por quinto año consecutivo.

La segunda fue un vendaval. Messi se desmelenó y por si faltaran ingredientes al espectáculo, Guardiola dio entrada al terreno de juego a Cristian Tello, quien se sumó a la fiesta con sus galopadas y dos goles más. Sólo en el descuento, los alemanes marcaron el gol del honor mientras el Camp Nou se olvidaba de escándalos y volvía a disfrutar del fútbol de la mano de Leo.

Estadísticas AS.com