Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Jaro

"No se podía jugar, íbamos con zapatillas dentadas"

Jaro, ahora preparador de porteros en el Dnipro, recuerda su partido contra el Spartak en Moscú en 1991.

Usted jugó la eliminatoria de cuartos de final de la Copa de Europa contra el Spartak de Moscú. En la ida, el resultado fue 0-0. ¿Qué recuerda?

Hacía mucho frío. Fue en marzo y estaba entrando la primavera. Nos alojamos a 50 kilómetros de Moscú, en una especie de retiro diplomático, lleno de árboles en un bosque. El día del encuentro no había nubes y estaríamos a temperatura bajo cero. No llegamos a -15 o -20 grados, pero no estábamos acostumbrados a ese frío.

¿Cómo estaba el césped?

Helado y no se podía jugar. Estaba muy duro. Nadie jugó con botas de tacos. Utilizamos zapatillas dentadas. En las piernas nos protegimos con una especie de mallas. Fue duro. Lo pasamos mal, porque era difícil mantener el ritmo. Si el campo hubiera estado en condiciones, hubiéramos cosechado un resultado mejor en Moscú.

Ese empate no sirvió para obtener la clasificación

Quince días después nos dieron un serio repaso en el Bernabéu. En aquel equipo estaban Karpin y Radchenko. Fue una lección del fútbol ruso. Jugaban tocando desde atrás y luego te aparecía el libre rematando a portería. Fue decepcionante.

La portada de AS fue una frase de Di Stéfano: "Con un portero como Jaro podemos ganar la Copa de Europa".

Todo el mundo quería entrevistarme después de aquel partido, pero no lo recuerdo como un partido tan brillante.

¿El que más sufre el frío en un partido así es el portero?

Yo no solía pasar frío. Si calentaba bien, me mantenía perfectamente en temperatura con la tensión del partido. Únicamente puedes sufrir los últimos 15 o 20 minutos en los pies.

¿Fue en Moscú donde usted peor lo pasó por el frío?

No. Recuerdo un partido en España en el que me tuvieron que quitar hasta la ropa. Un encuentro en el que se tuvo que suspender durante 20 minutos por una granizada. Guruceta interrumpió el partido y a la vuelta lo pasé fatal.

Usted ha trabajado con Iker. Le hemos visto muchas veces con braga, que ahora está prohibida. ¿Acusará el frío?

Iker no necesita la braga. Eso simplemente era para sentirse más cómodo y protegerse la garganta.

¿Cuál es la virtud que más destacaría de Casillas?

Es el mejor portero del mundo. No voy a aportar nada, ya se han escrito muchas páginas. Destaco su fortaleza mental.

¿Será más decisivo el césped artificial?

Ellos tienen esa ventaja. Se ve un fútbol más fluido, pero el bote es totalmente diferente por mucho que sea de última tecnología. El caucho se nota. Nunca me he sentido cómodo en el césped artificial.

Estadísticas AS.com