Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Barcelona

Guardiola le da un segundo aviso a Piqué

La victoria del Barcelona en Leverkusen era más o menos esperada. Pero lo que no lo era en absoluto fue que Guardiola dejara en la grada del Bay-Arena a Piqué, en lo que fue una decisión técnica pura y dura, dado que el central no tenía ningún problema físico. Ese toque de atención no es el primero que el entrenador da a su futbolista: en la temporada 2009-10 ya lo dejó en la grada del Heliodoro Rodríguez por motivos similares.

Guardiola le da un segundo aviso a Piqué Ampliar
BUENA RELACIÓN. Piqué y Pep se llevan bien dentro y fuera del vestuario, pero el técnico le pide un plus a su central.

Retrocedamos en el tiempo. Temporada 2009-10. Primer partido del año en el Camp Nou ante el Villarreal. En vistas a ese importante encuentro, Guardiola pide un esfuerzo extra a sus futbolistas. Pero el partido ante el Submarino no sale del todo bien: 1-1 y Piqué cuaja una de sus peores actuaciones con el Barça. Pep toma nota.

Ocho días más tarde, el conjunto azulgrana visita Tenerife. Con el equipo viajan familiares de algunos futbolistas; entre ellos, de Piqué. Guardiola, sin importarle tal circunstancia, deja al central en la grada, en lo que se interpretó como un toque de atención a su jugador que, a partir de entonces, empieza a responder satisfactoriamente al tratamiento para terminar siendo uno de los futbolistas más destacados de aquella temporada.

En Alemania ocurrió algo similar. Si rebobinamos la cinta hasta el encuentro de Pamplona, Piqué estuvo allí muy por debajo de su nivel futbolístico real. Pero Guardiola lo convoca con total normalidad para la Champions. Y antes del partido, segunda colleja del técnico: a la grada. Sin más. Sin estar lesionado. Y con algunos familiares suyos en el BayArena.

Guardiola no quiso dar importancia a este hecho: "Piqué es intocable para nosotros. No tiene motivos para estar enfadado. Lo quiero mucho y él lo sabe". Y lo bueno del caso es que Pep no miente: lo quiere, pero lo quiere al máximo. Y así mismo se lo han hecho saber él y Tito Vilanova en una reunión privada. A Piqué se le pide que se centre y eleve el listón de su rendimiento. Es importante para el Barça, pero, como en todo, no hay nadie imprescindible. Ese es el mensaje.

Responde. El central acató con profesionalidad el toque de Tenerife y, en general, siempre ha estado ahí cuando se le ha exigido un plus. Por ejemplo, en el tramo final de la pasada temporada, cuando, con Puyol lesionado, se le pidió que asumiera la jerarquía defensiva del equipo. Y ahí estuvo. Con el segundo aviso de Leverkusen se espera que vuelva a dar un paso al frente. Y la primera oportunidad para hacerlo la tendrá ante el Valencia, contra el que apunta a titular.

Estiarte habló con su padre

En el vuelo de vuelta de Colonia, Manel Estiarte, hombre de confianza de Pep Guardiola, mantuvo una charla informal con Joan Piqué (padre del central azulgrana), en la que estuvo presente Francesc Fàbregas (padre de Cesc) como testigo. La conversación, en la que naturalmente se habló de lo ocurrido con Piqué en el BayArena de Leverkusen, fue grabada por un cámara de TV3. Estiarte se dio cuenta y a través de los responsables de prensa del club pidió que no se emitieran las imágenes por las interpretaciones que pudieran generarse. Y también porque durante los vuelos del Barça está prohibido captar imágenes. La cosa no pasó a mayores y las imágenes no fueron emitidas, pero el gesto, trascendió.

Estadísticas AS.com