Estás leyendo

Señoras y señores, eso que ven no es penalti...

Copa del Rey | Pido la palabra

Señoras y señores, eso que ven no es penalti...

Señoras y señores, eso que ven no es penalti...

rodolfo molina

La foto de AS revela que Iniesta no es derribado.

En los medios de comunicación, especialmente los liderados por los colegas catalanes, se ha tratado esta semana el asunto de la polémica arbitral como si fuese un revival de las Guerras Púnicas. "El Madrid vuelve a ser el equipo del Gobierno"; "Estafa arbitral de nueve puntos"; "Los errores arbitrales le han quitado cinco puntos a los de Pep y le han regalado cuatro a los de Mourinho"; "El Antivillarato sigue funcionando"; "Los árbitros van a dar la Liga al Madrid por el artículo 33...".

Un tono apocalíptico que contrasta con las reflexiones editoriales que los mismos compañeros deslizaban hace apenas un año: "Quejarse de lo que te pitan es de llorones y revela que el madridismo está nervioso porque se ve perdedor. Un equipo campeón nunca se queja de los arbitrajes...".

Piscinazo. La prueba documental que demuestra la falta de tino en el alud de críticas registrado sobre lo sucedido el domingo en el Camp Nou la encuentran ustedes en la magnífica fotografía (¡felicidades, Rodolfo Molina!) que ilustra estas tres columnas. El ecuatoriano Jefferson Montero entra a mi admirado Iniesta, que acababa de romperle la cintura con un quiebro espectacular. Pero antes de que pudiera sufrir contacto alguno, el héroe de Johannesburgo impulsa sus dos pies hacia adelante. Fíjense bien en la imagen, por favor. Díganme qué explicación tiene que mi paisano impulse su cuerpo 45 grados hacia adelante como si fuese a iniciar la salida de una carrera de los 100 metros lisos. ¿Y qué sentido tiene que sus botas inicien el despegue del césped sin que Montero le empuje o pueda trabarle con ninguna parte de su cuerpo?

Da la sensación de que el bueno de Iniesta ve venir el posible impacto con la rodilla derecha del jugador del Betis y, a pesar de que su pie izquierdo no toca en ningún momento su bota derecha y las dos rodillas diestras se ven separadas en 15 centímetros, el internacional manchego inicia su salto estrepitoso con un vuelo al vacío que concluyó, a su vez, en protesta airosa que culminó en la tarjeta de marras tan discutida.

De hecho, ve la amarilla tras correr diez metros hacia el árbitro Iglesias Villanueva y echarse las manos a la cabeza. Tarjeta en mano, Iniesta se dejó llevar por el calentón, se le encaró y se echó mano a las dos sienes con sus dedos índice, lo que podía haberle llevado a la calle. ¿Se imaginan a Cristiano o Mourinho insinuando a un árbitro que está loco?

Encima, al Betis le echaron a Mario (la expulsión condicionó el final del partido) y el penalti del definitivo 4-2 vino precedido de un fuera de juego y una mano clarísima de Abidal. Entiendo la indignación de todos los béticos...

Y volamos a Palma. También se calificó de "atraco y robo" la anulación del gol de Víctor Casadesús a Casillas. Un matiz trascendente. Esa jugada viene precedida de un penalti cometido sobre Callejón en el área pequeña de Aouate. Además, ¿creen de verdad que si el colegiado Pérez Montero hubiese querido favorecer al Madrid habría obviado ese penalti y habría anulado el gol de Ramos, en fuera de juego por dos centímetros? Ya vale de demagogia. El barcelonismo llora, los árbitros son inocentes...

También te puede interesar