Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Espanyol - Mirandés

Lucha de gigantes

El Espanyol ambiciona aniquilar al Mirandés en casa

Adivinen cuál de los dos clubes que esta noche se juegan los cuartos en Cornellà-El Prat lanzaba ayer la siguiente proclama: "Jugamos todos y, con humildad, lo podemos conseguir". Muchos pensarán que se trata del Mirandés, un Segunda B que visita uno de los estadios más inexpugnables de Primera. Pero no, la campaña es del Espanyol, que tras eliminar al Córdoba de forma agónica con ese gol de Álvaro por el que aún palpitan los corazones, camina con pies de plomo para afrontar esta ronda ante el matagigantes que ya apeó a Villarreal y Racing.

Pero la humildad, la prudencia, no exime de ambición a la escuadra perica. Pochettino alineará a su equipo de gala, casi calcado por ejemplo al que le empató hace diez días al Barça, con la pretensión única de golear, de sentenciar la ronda de cuartos y evitar así una encerrona en Anduva. Temible estadio, tan infernal en su ambiente como frío en el mercurio de este invierno. Recupera el Espanyol a Sergio García y Romaric, quienes no pudieron jugar en el Sánchez Pizjuán por sanción y contrato, respectivamente, y cuyo concurso esta noche se antoja fundamental. Como el del resto, desde Casilla al héroe Álvaro, si quieren cumplir con ese objetivo de golear al Mirandés como ya hicieran sus predecesores blanquiazules en 1991 con aquel 4-0 en Sarrià tras acabar 1-1 en la ida, en Miranda de Ebro.

Claro está que Pouso piensa todo lo contrario y dispondrá de todos los elementos necesarios para que su equipo salga vivo esta noche de Cornellà, entre ellos el ya mediático Pablo Infante, acaso ahora mismo el único director de sucursal bancaria apreciado en todo el país. Todo ello, con una paradoja que hasta ahora les ha dado alas: su presión en el centro del campo rival es casi insoportable, pero al mismo tiempo carecen de presión por pasar ronda. Quizá ahí hallamos la clave de su éxito.

Aunque, ya que vamos de paradojas, este duelo entre un Primera y un Segunda B depara otra: muchos de los ahora titulares y casi ídolos del Espanyol jugaban anteayer no en la división de bronce sino en Tercera. Y si algo les diferencia del Mirandés, al margen de la calidad ya demostrada, es la edad... Y en eso ganan los burgaleses (si es que ser mayor se considera ganar, claro).

Se refería ayer Pochettino a los "derechos y obligaciones" de cualquier empleado perico, cita que le va perfecta a esta eliminatoria: el Mirandés tiene derecho a soñar, pero el Espanyol cuenta con la obligación de pasar a semifinales. Y, si puede ser, sentenciando hoy.

Los burgaleses aún no han perdido en esta Copa

Se han convertido en la sensación del torneo, después de eliminar a dos equipos de Primera (Villarreal y Racing). El Mirandés aterriza en Cornellà-El Prat sin haber perdido ni uno solo de sus siete compromisos anteriores, que saldó con seis victorias y un empate (en el último partido, 1-1 en El Sardinero). Además, la escuadra de Carlos Pouso sólo ha recibido cuatro goles en esos siete encuentros. No en vano, en Liga su portería es la menos goleada de todas las categorías entre Primera y Tercera: ocho goles en contra después de 20 jornadas. Son líderes indiscutibles del Grupo II de Segunda B.

Estadísticas AS.com