Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Al Kass International Cup | Catar Sub-17

Di Salvo: "Del proyecto del Madrid TEC no queda nada"

"El tema no es Mourinho. Él no ha sacado el TEC. Cuando él llegó el TEC ya estaba cerrado", asegura el preparador italiano, que alaba el trabajo que se está llevando a cabo en Qatar.

El italiano Walter di Salvo trabaja para la Federación de Fútbol de Qatar, donde aplica sus más de dos décadas de trabajo en la elite del fútbol europeo. Avala el proyecto del Mundial qatarí y asegura que trabaja con ilusión y medios. Pero también recuerda su paso por Europa y su etapa en el Real Madrid con el ambicioso proyecto del Madrid Tec que finalmente no llegó a buen puerto.

¿Cómo acabó en Qatar?

Al terminar con el Madrid, que fue una etapa muy bonita de mi carrera por el Madrid TEC, me quedé algunos meses eligiendo la oportunidad justa de trabajo. Tenía opciones en Rusia y España, y no quise ir. Cuando me llamó Qatar y vine a ver el proyecto me convencieron. Se trata de desarrollar el rendimiento del fútbol de todo el país. No es llevar un equipo, sino un país. La Aspire Academy tiene una estructura única en el mundo. Un estadio de 50.000 personas, una decena de campos de entrenamiento. Nada más llegar aquí pude invitar a un congreso a Lippi, Capello, Luis Aragonés, Laudrup... Y todos me dijeron: "Ahora sé por qué le han dado el Mundial a Qatar".

¿Tiene contacto directo con la familia del Emir?

Tengo contacto con el Príncipe. Él lleva todo el tema del fútbol y el deporte. Son personas realmente increíbles, de alto nivel cultural y de una visión magnífica. Ponen mucho dinero en el deporte, en la cultura y en la Universidad. Me gusta mucho esta filosofía.

¿Qué intenta hacer usted con su proyecto?

Desarrollar el nivel del fútbol con las selecciones (Absoluta, Olímpica y Sub-19) y también de los clubes, puesto que mejorar la Liga es la única manera de tener una buena selección. Aquí, por ejemplo, los internacionales se entrenan dos días a la semana con nosotros.

¿Y cuál será su legado, entonces?

El Príncipe me ha permitido construir un centro de alto rendimiento, sólo para el fútbol, de cuatro plantas, que va a ser único en el mundo. Ahí habrá un gran laboratorio para desarrollar programas individuales de los jugadores.

¿Hasta dónde llegó el Madrid TEC y qué le quedó por hacer?

Era algo más ambicioso que el Milán Lab, porque ellos sólo se centraban en el primer equipo. En el Madrid abarcábamos desde los 12 años hasta el primer equipo y también el baloncesto, el equipo entonces de Mesina y la Liga LEB. El primer año que llegué al Madrid yo no tenía ningún dato de los jugadores de la cantera. ¿Cómo es posible que no tuviéramos datos? Para mí, el objetivo de una cantera es desarrollar al jugador. Me da igual que el equipo lo haga o no bien en su Liga si después no saco a nadie para el primer equipo. Y para ello tengo que medir y saber todo de los chicos. Y hacer un trabajo específico por posiciones.

¿Hasta dónde llegó?

El proyecto llegó hasta el final. Fue creado, realizado...

Con una inversión importante...

Menos de lo que la gente piensa. Ahorramos muchísimo con los acuerdos con las compañías. Nosotros no compramos ninguna máquina. El Madrid ponía su experiencia y las empresas las máquinas a un coste mucho menor. Y se trabajaba conjuntamente.

¿Habla de las máquinas de la NASA?

Sí. Cuando llegaron los de la NASA a vernos nos dijeron que ellos tenían las mismas. La cuestión es que el Madrid pagaba la mitad del precio de la máquina, y la empresa que la vendía trabajaba con nosotros porque eso les ayudaba a desarrollarlas. No era comprar algo para utilizar el 10% de su potencial. Era ayudarnos mutuamente para sacar todo el rendimiento...

¿Qué hacían esas máquinas?

Grababan la biomecánica, la carrera, de la previsión de la lesión... También se hizo un acuerdo con Adidas porque les facilitaba la tecnología para crear las botas, el vestuario.

Entiendo

Los expertos de las compañías que nos proveían trabajaban con nosotros. Se crearon acuerdos con compañías privadas y con cinco universidades, entre ellas la MIT (Massachutetts Intitute of Tecnology) que fue la que creó Internet, y que también trabaja con la NASA.

¿Qué ha quedado de todo eso?

Nada. En un año y medio hicimos los tests a todos los equipos. Y vimos que el sistema funcionaba. Todos los entrenadores tenían los datos. Yo con Pellegrini coincidí tres o cuatro meses. Me pedía algunas cosas técnico-tácticas, porque también se graban todos los partidos con datos de todo tipo. El día después de cada partido los jugadores podían bajar al TEC y ver todos sus datos individualizados... Todos.

¿Conoce a la gente que trabaja para Mourinho?

Conozco a todo el staff. Son personas de alto nivel. El tema no es Mourinho. Él no ha sacado el TEC. Cuando él llegó el TEC ya estaba cerrado.

¿No es una pena?

Vinieron a vernos de la selección inglesa cuatro veces y ahora lo están construyendo ellos, y han dicho que se están inspirando en el TEC. Y también en Estados Unidos. Esto se está desarrollando, y aquí en Qatar lo vamos a hacer, para seguir la evolución de los chavales. Una vez que tienes esa estructura me parece increíble no aprovechar algo que todo el mundo te envidia. Hubo un peregrinaje para ver el TEC. Vino la Juve, el Manchester, el Chelsea... Y todos se quedaron sorprendidos. Pero yo lo respeto. Cada uno tiene una idea y una filosofía. En el fútbol no hay una regla para ganar. Es lo que hace este deporte particular.

Estadísticas AS.com