Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Valencia 2 - Real Madrid 3 | La contracrónica

¡Moustalla la Liga!

Nico Terol, campeón del Mundo de 125 cc, hizo el saque de honor. Después llegó un partido trepidante que se jugó a todo gas y con un intercambio de golpes y de goles que mantuvo la emoción al límite. El triunfo 'red' puede valer una Liga...

¡Moustalla la Liga! Ampliar
EL PARTIDAZO DE LA LIGA. La afición madridista desplazada a Mestalla y las peñas blancas de Valencia disfrutaron con un triunfo que puede valer un alirón liguero...

Estadio talismán. Por algo vino aquí el Madrid en los mágicos años de la Quinta del Buitre para jugar contra el Oporto en la Copa de Europa. Mestalla es un estadio caliente y consigue que un partido no se pueda dar por terminado hasta el último suspiro. Sólo así se explica que hasta el minuto 95 hubiese que contener la respiración para cantar una victoria merecida que huele a pre-alirón liguero. El Madrid venció en Anoeta y aquí, campos en los que el Barça se dejó cuatro puntos. Así se ganan las Ligas. Dejándose el alma en los días en los que el fútbol no acompaña del todo. Mourinho celebró sus bodas de oro ligueras con su Real a lo grande, consciente de que este escenario se ha convertido en su particular jardín de las maravillas. Entiendo que se subiese a los lomos de Callejón para celebrar el gol de Cristiano. Aquí siempre muerde el portugués. Caza mayor en Mestalla. No fueron seis como el año pasado, que diría Karanka. Pero fueron tres golazos como tres soles. Benzema (el lindo gatito ya ruge en la estepa como nadie), Tarzán Ramos (simplemente, el mejor central del mundo) y Cristiano, siempre Cristiano...

Ronaldo iguala a Ronaldo. Se veía venir. El portugués habla el mismo idioma que el entrañable gordito y no quiso esperar más para darle alcance con 104 goles. También iguala el registro del legendario Luis Molowny. Pero, ojo. Cristiano los ha metido en 107 partidos, Ronaldo en 180 y Molowny en 208. Números de Balón de Oro. Lástima que algunos le llamen mercenario. Un chaval que dignifica la Liga BBVA con su talento inagotable merecería más cariño y respeto. Él respondió a su manera. En plan killer. Su gol a Alves fue determinante para el épico triunfo en Valencia. Fue un tanto de pícaro y ejecutó a puerta vacía con alta definición (poco ángulo y mucho temple en el golpeo final). El 7 está lanzado y reserva lo mejor de su arsenal para el derbi con el Atleti y el Clásico del 10 de diciembre. ¡Que empiece ya!

Bronca. Soldado puso el nivelazo del Valencia con un coraje y un nivel de Selección. Roberto es una máquina y en junio llegarán con un fajo de billetes para ficharle. Pero a los de Emery le sobraron los excesos de Tino Costa y de Albelda. Un capitán debe dar ejemplo a sus compañeros y David buscó más la bronca y el conato dialéctico que el fútbol fluido que empezaba a hacer su equipo. Eso benefició al Madrid...

De rojo. Como dijo Hugo Sánchez en Telemadrid, "el rojo me gusta porque transmite agresividad". Basta ver a Sergio Ramos, un jabato que encima mete goles de bandera. Hasta Higuaín evitó el empate con el pecho desde el suelo. Este Madrid derriba todos los muros que le pongan. José Luis, de la Peña Alvarado, me arrancó una sonrisa: Paella 2, Panosotros 3. Este Madrid huele a campeón.

Estadísticas AS.com