Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga de Campeones | Villarreal 0 - Manchester City 3

Se despide del glamour

El Villarreal puso todo el corazón y el City, la eficacia.

Manu Gimeno

Se despide del glamour Ampliar
DOLORIDO. Silva se marchó de El Madrigal con un golpe en la zona lumbar, pero antes fue de los mejores del partido de ayer.

El Villarreal dijo adiós a la Champions con la cabeza alta, aunque hay que reconocer que en estos momentos no está para competir con los mejores del Continente. No por su fútbol, que lo tiene, no por su saber competir en estos lares, que también lo sabe hacer, pero la mala suerte de un grupo imposible, de mazazos como el sufrido en el Etihad hace semanas y de ocho bajas (la última ayer mismo de Bruno) dejaron al Villarreal sin poder disfrutar del sueño y del premio de la Champions que se ganó a pulso el pasado año y que acabó como el rosario de la aurora, como una pesadilla.

Porque este equipo no está hecho para ser un boxeador encajador, sino uno que reparte a doquier y si el Villarreal quiere encontrarse debe saber buscar en su interior que su verdadera piedra de toque está en la Liga y no en el glamour de la Champions, ni tampoco en los focos de la Europa League pese al favor que llegó ayer desde Múnich. No puede haber más distracciones para un equipo que debe reinventarse sin sus mejores jugadores lesionados.

El City vivió de los errores del Submarino y éstos le sirvieron para golpearle en momentos clave porque cuando mejor estaban los de Garrido se llevaron dos mazazos gordos. El primero llegó tras el regalo de Mario a Silva, que cedió a Yaya Touré para que adelantara a los citizens. Fue un premio demasiado grande para lo que ofreció el multimillonario City, pero lo que hundió definitivamente y lo que puso la puntilla a las ilusiones amarillas fue el penalti tan inexistente como innecesario de Musacchio a Balotelli. El resabiado punta italiano entró en el área buscando una mano que le ayudara a ver la luz en el túnel en el que se metió y esa llegó del defensor argentino.

Líder pero verde. La eficacia la ponía el líder de la Premier, mientras que el corazón, el orgullo y la entrega fueron del Villarreal. Pero pocas veces es suficiente esto para doblegar a un equipo que quiere meterse entre los más grandes de Europa, aunque este City transmite la sensación de estar aún demasiado verde para toserle al Real Madrid o al Barcelona en las eliminatorias por el título.

En la segunda mitad los de Mancini fueron un muro insalvable para todos esos futbolistas amarillos casi inéditos e incluso debutantes. Hubo un antes y un después tras el cambio de Silva porque los de Manchester bajaron su 'caballaje' tras el cambio del español. El campeón del mundo dejó de nuevo una demostración de cómo se debe jugar a esto. Está a un gran nivel y cuando él está sobre el campo, el City juega a otra cosa que cuando no está. El Madrigal le ovacionó, mientras que los truenos llegaron para el Kun porque cada uno recibe lo que suele dar. Se terminó la pesadilla, a otra cosa.

El gran favor del Bayern

La Champions ya es historia para el Villarreal, pero tras la victoria del Bayern sobre el Nápoles (3-2) aún deja posibilidades de clasificación para la Europa League, pero remotas. El Submarino debería sumar seis puntos y el conjunto italiano como mucho uno y caer en El Madrigal por más de tres goles.

Estadísticas AS.com