Estás leyendo

Kanouté y Cesc se acusan y después hacen las paces

BARCELONA-SEVILLA | LIGA BBVA

Kanouté y Cesc se acusan y después hacen las paces

Kanouté y Cesc se acusan y después hacen las paces

Captura de televisión

Kanouté dijo que "hubo provocacion e insulto" y Cesc que no existieron alusiones racistas a través de Twitter. Después, ambos conversaron y dieron por cerrada la controversia.

Frederic Kanouté y Cesc Fábregas, cuyo enfrentamiento en el Barça-Sevilla del sábado concluyó con la expulsión del malí, se intercambiaron reproches durante el día de hoy acabaron firmando las paces, por teléfono y a través de la red social Twitter.

"Siento mucho lo ocurrido ayer, no fue ejemplar. No obstante, hubo provocacion e insulto, ya sabéis. No le deis más vueltas. Gracias", escribió Kanouté, quien, sin embargo, no revela si fue víctima de un insulto racista. "Su comportamiento (el de Cesc), como el mío, fue malo. Tema zanjado. Seguimos con el fútbol".

Minutos después, y también a través de Twitter, se pronunció el azulgrana: "Quiero desmentir claramente que haya hecho algún tipo de insulto racista hacia algun jugador del Sevilla. Toda la vida he jugado con gente de todo el mundo y de todas las religiones, comparto vestuario con un jugador malí, llevo un tatuaje árabe y mi pareja es libanesa. No hay muestras más evidentes de que no tiene sentido. Ahora, a pensar en el Granada que es lo que toca. Un abrazo".

En inglés escribió posteriormente: "Puedo decir con orgullo que, en mis muchos años de fútbol, siempre mantuve buenas relaciones con compañeros de diferentes procedencias, razas, religiones y nacionalidades. No toleraré que se me acuse de algo que no soy". Y censuró veladamente a Kanouté: "Si están frustrados por una decisión contra ellos en el campo hay otras maneras de expresarse. Quejarse de racismo es una opción fácil y cobarde para excusar un pobre comportamiento. Mi conciencia está totalmente limpia. No hice nada equivocado".

Sin embargo, a última hora de la tarde, ambos levantaron el pistón. Cesc escribió: "Acabo de mantener una conversación telefónica con Kanouté y los dos hemos aclarado lo que pasó ayer. Nos hemos pedido perdón mutuamente y damos el tema por zanjado. Ahora sólo queremos que se hable de fútbol. Buenas noches". Casi simultáneamente, Kanouté se expresó así: "Cesc y yo hemos hablado por telefono. La cosa se explicó y los dos somos adultos y conscientes de nuestra culpa ayer. Se acabó".

Kanouté fue expulsado en el tiempo añadido por agredir al centrocampista del Barcelona Cesc Fàbregas. Kanouté reaccionó de esa forma después de que Cesc se dirigiera a él mientras esperaban en el borde del área a que Messi lanzara el penalti que terminó deteniendo Javi Varas.

Los jugadores de ambos equipos se enzarzaron en una tangana, con Kanouté y Cesc como protagonistas. El sevillista agarró por el cuello al barcelonista y mientras sus compañeros intentaban separarlos Kanouté le lanzó un manotazo a Cesc. El árbitro Iturralde González no dudó en expulsar a Kanouté.

También te puede interesar