Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Nolito | Portugal

"Se lo debo todo al Barça"

"No me lo imaginaba. Llegar nuevo a un equipo, a una ciudad, a un estilo de juego. Va mejor que lo que esperaba, pero hay que seguir trabajando", avisa el extremo gaditano.

"Se lo debo todo al Barça" Ampliar
Nolito: "Se lo debo todo al Barça"

Pep Guardiola le ofreció dos años de contrato, pero Nolito optó por el proyecto del Benfica. Cuatro meses y ocho goles después, está "muy contento" con su decisión, aunque no olvida a su anterior club, al que le debe "todo" como futbolista.

En entrevista a Efe, el extremo gaditano Manuel Agudo Durán (Sanlúcar de Barrameda, 1986) confiesa que su adaptación al fútbol luso fue más rápida de lo esperado, alaba a Luis Enrique -su "padre futbolístico" en el filial del Barcelona- y promete seguir vaciándose en el campo "hasta no poder dar más".

Sensación de la Liga portuguesa, su silueta curvada y su zancada descompensada engañan a primera vista. Son apenas el envoltorio de un futbolista muy completo, que se ha ganado el cariño de la exigente afición encarnada por sus asistencias y goles.

"No me lo imaginaba. Llegar nuevo a un equipo, a una ciudad, a un estilo de juego. Va mejor que lo que esperaba, pero hay que seguir trabajando", avisa el jugador.

Su irrupción en Portugal sorprendió a muchos. En sus primeros partidos oficiales y a pesar de no ser un goleador nato, anotó cinco tantos de forma consecutiva -igualando la marca del mítico Eusébio- y entusiasmó por su calidad "made in" Barcelona y entrega.

Un excelente estado físico, la suerte y la calidad del equipo son algunos de los factores que enumera Nolito para explicar su fulgurante éxito en el Benfica, uno de los mayores clubes de Portugal y un clásico en Europa.

"Pienso que si trabajas bien, en los partidos vas a estar mejor", razona, mientras resalta la importancia de esforzarse en cada entrenamiento porque "no hay nadie" titular ni suplente.

Bajo las órdenes de Jorge Jesús, uno de los entrenadores portugueses de primera línea, ha alternado los partidos de titular con los de suplente volcado indistintamente por ambas bandas. Su deseo es jugar siempre en cualquier posición. Sin embargo, se siente más a gusto cuando lo hace a pierna cambiada.

"Prefiero en la izquierda que para mí es mejor, pero si hay que jugar, que sea donde sea", reconoce el gaditano, que califica a Jesús como "un buen entrenador" cuyos números hablan por sí solos -el Benfica comparte liderato con el Oporto en la Liga lusa-.

La fuerte competencia -en su posición están el argentino Nico Gaitán y, sobre todo, el brasileño Bruno César- no asustan al aguerrido Nolito, acostumbrado a pelear por un puesto en sus anteriores clubes.

Fichado el pasado junio a coste cero -terminaba contrato con el Barça-, sus excelentes actuaciones han disparado su cotización y recientemente el Benfica vendió el 20 por ciento de sus derechos económicos a un fondo de inversión por 1,3 millones de euros.

De este modo, el pase total del de Sanlúcar de Barrameda, con contrato en el club lisboeta hasta 2016, estaría tasado actualmente en 6,5 millones. No obstante, su cláusula de rescisión rebasa ampliamente esa cifra al situarse en los 50,5 millones.

El jugador no se olvida de sus raíces futbolísticas y evoca con cariño sus tres años en el Barcelona, al que llegó procedente del Écija. Velocidad, inteligencia táctica y juego en equipo son algunos de los atributos que aprendió en La Masía.

"Si estoy aquí en el Benfica toda la culpa la tiene el Barcelona. Me fui con 20 años al Barcelona B y por mi genética llegué un poco gordito, el míster Luis Enrique habló conmigo y me ayudó mucho. Luis Enrique para mí fue como un padre futbolístico", constató.

Además guardó palabras de elogio para sus colegas del Barcelona, con los que tanto aprendió en los entrenamientos, especialmente con el estilo del medio Sergio Busquets.

"Las cosas que hacía, con la tranquilidad con la que lo hacía, a la hora de perder el balón cómo presionaba (...) Lo pierde y va a 200 por hora", recuerda.

El papel de Guardiola en su formación también está presente -"me dio mucha confianza poniéndome en el primer equipo y llevándome a muchos partidos"- así como los dos años de contrato que le ofreció.

"Terminé de entrenar y habló conmigo (...) Al principio no pensé que el Barcelona, el primer equipo, me fuese a renovar, en el mejor equipo del mundo, pero por otro lado tenía 24 años y quería probar otra experiencia", explicó.

Ahora en el Benfica ha vivido algunas de esas experiencias que añoraba. El partido ante el Manchester United en Liga de Campeones lo destaca como el mejor momento de su experiencia lusa cuando se enfrentó a figuras como el galés Ryan Giggs o el portugués Nani.

Si el Benfica pasa a octavos, Nolito no quiere oír hablar ni del Real Madrid ni del Barcelona.

"Sinceramente me gustaría un equipo flojo a priori, no quiero el Barça o el Madrid, pero si nos toca será un gran partido". Entonces el gaditano no lo dudaría: "Prefería jugar contra el Barça", confiesa.

Estadísticas AS.com