Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

VALENCIA 1 - CHELSEA 1 | LIGA DE CAMPEONES

Soldado y Alves mantienen con vida al Valencia

Portentosa actuación del portero brasileño, que evitó la victoria 'blue'. Lampard adelantó a los de Londres y Soldado empató de penalti.

DAVID F. SANCHIDRIÁN

El Valencia rescató un punto a última hora ante el Chelsea gracias a un tanto de Soldado, pero los valencianistas no se acordarán más del penalti que de las actuaciones de Diego Alves. Y es que el brasileño aprovechó a la perfección la continuidad de Emery y se erigió en la figura del partido. Lampard fue el único que pudo batirle, pero muchos lo intentaron antes sin suerte. Los londinenses supieron aprovechar su fortaleza del medio del campo para plantar cara un Valencia que tardó media hora en carburar. Después se vivió un encuentro intenso y de dominio alterno.

Además el partido tuvo su morbo. El destino es caprichoso y esta vez se empeñó en ver a Mata en Mestalla un mes después de su marcha al Chelsea. El asturiano está viviendo una aclimatación extraordinaria en Londres aunque esta noche no cuajó su mejor encuentro ante su ex equipo. Partió desde la derecha y trazó diagonales continuamente. Como era esperado, el asturiano fue despedido de la que fue su casa con aplausos.

Más le está costando a Fernando Torres. El madrileño se vació corriendo de un lado a otro pero cuando no se estrellaba con las dos torres valencianistas (Rami y Víctor Ruiz) lo hacía con Diego Alves. La presencia de Vicente del Bosque en el palco de Mestalla no estimuló el olfato goleador del 'Niño'. Y para más desgracia, su 'competidor' por el nueve de la 'Roja', Roberto Soldado, fue el artífice del empate valencianista aunque su aparición tampoco fue la de otras noches.

Emery recordó el gran trabajo realizado ante el Barcelona en Liga y confió el partido a los mismos jugadores exceptuando a Diego Alves, que por ahora es el titular en Europa. Un once sensato viendo la nómina de delanteros del Chelsea, y eso que Villas Boas renunció a Anelka por Malouda. Con el galo a la izquierda y Juan Mata a la derecha, el Chelsea tiró diagonales continuamente desde el comienzo. La agresividad del equipo londinense pudo tener recompensa a los tres de juego por culpa de una nefasta cesión de Albelda, pero apareció Rami con ese cuerpo de Titán para menear a Fernando Torres dentro del área. Por suerte para el Valencia Nicola Rizzoli no se inmiscuyó en la jugada.

No era un inicio idílico para el Valencia porque el Chelsea plantó de inicio un muro en la medular incapacitando cualquier tentativa de circulación. Las aglomeraciones del centro del campo desaparecían cuando los 'blues' recuperaban el balón, oportunidad que aprovechó en cuanto pudo Ramires para recorrerse todo el campo pero Víctor Ruiz apareció en el momento oportuno para secarle en seco. La falta la ejecutó Lampard y Diego Alves sacó su primera mano providencial de la noche.

El agarrotamiento che desapareció cuando Éver Banega se puso a funcionar. No fue ese el único factor que animó al Valencia. La presión ya era más contundente, no había tantas imprecisiones y además al Chelsea se le apagó en cierto modo la luz. Mata no aparecía y Fernando Torres se estrellaba una y otra vez con las torres defensivas. Las acometidas valencianistas llegaban por la banda de Mathieu y Jordi Alba. Un centro del catalán lo pudo aprovechar Pablo Hernández pero el balón salió desviado. Y es que el peligro che llegaba siempre por el costado izquierdo. Esa era el único 'pero' del Valencia. No aprovechar el desborde de Miguel ni la velocidad de Pablo Hernández desde el otro lado del campo. Y como no le llegaban balones, el extremo probó fortuna por una zona más centrada y a punto estuvo de tocar diana al filo del descanso.

Alves se erige como el salvador

Lo que ocurrió tras el descanso en Mestalla es para grabarlo en vídeo. La familia de Diego Alves lo debería hacer, sin duda. En cuatro minutos, el brasileño deleitó con cuatro paradones y cada uno mejor que el anterior. Voló para sacar un remate de cabeza de Torres cuando parecía vencido, se llevó un mano a mano con Ramires, volvió a desesperar al Niño con otra parada y sacó desde la línea un testarazo de David Luiz. Pero todo quedó empañado dos minutos después. Así de cruel es el fútbol o la defensa del Valencia en este caso, según se mire. Porque tras la exhibición de Alves, Malouda corrió la banda derecha, centró y allí apareció, desde atrás, Frank Lampard para fusilar. Los defensas valencianistas se quedaron apostados atrás sin que nadie saliese al disparo del internacional inglés.

La derrota complicaba mucho la clasificación y Emery quiso revertir la situación con la entrada de Piatti. El argentino ofreció más movilidad en el ataque del Valencia e incluso tuvo su oportunidad tras un pase de tiralíneas de Canales. Después se sumaron a la empresa Jonás y Feghouli. Con ellos el Valencia se tiró hacia la meta de Cech. Tanto Jonas como Feghouli probaron fortuna con disparos desde la frontal pero el meta checo frustraba los intentos con buenas estiradas. Entonces llegó un regalo caído del cielo. Una mano de Kalou dentro del área a falta de cuatro minutos para el final cambió la cara de los aficionados valencianistas. A Soldado no le temblaron las piernas para ejecutar la pena máxima. Los que todavía veían el empate con mala cara cambiaron de parecer al ver la pierna de Alves al tiro de Anelka en el descuento. El Valencia sigue vivo gracias a Soldado y sobre todo gracias a Diego Alves.

Estadísticas AS.com