Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Zaragoza 0 - Real Madrid 6 | La contracrónica

Real Mouravilla

Exhibición, set y partido para un Madrid celestial, capaz de convertir a Roberto en el héroe del Zaragoza pese a los seis 'roscos' que le cayeron. Mourinho va logrando lo que quería: ha construido un equipo que intimida a sus rivales. ¡Líderes!

The Special Team. La única faceta que desconocía de Mourinho era la de profeta. Y veo que ahí también es un maestro aventajado. Afirmó en la víspera de la exhibición en La Romareda que "esta temporada vamos a ser mejores que la pasada". Para despejar cualquier duda al respecto, arrancó el motor de su segundo proyecto a la velocidad de la luz. Que nadie olvide que hace justo un año, el Moumadrid debutó en Liga con un triste y preocupante 0-0 en Mallorca, deprimente resultado que se repitió pocas semanas después en el feudo del Levante. Sin embargo, desde que esta plantilla de reyes, reinas y obreros (no veo un solo zángano) se ha aprendido de memoria las consignas del técnico portugués como si fuesen los Diez Mandamientos, este equipo juega con una sincronización, inteligencia, osadía y autoestima que lo convierten en el rival a batir. Lo digo con total humildad. Ningún equipo despliega hoy día semejante arsenal. Si Roberto, porterazo que no fue valorado como merecía en el Benfica, no hubiese estado en plan Maier (arquero alemán de mis tiempos de niño), el Madrid habría firmado la mayor goleada a domicilio de la historia de la Liga. Fijo.

En onda. Disfrutamos en Gran Vía, 32 de la exhibición de los blancos ante los blanquillos en un Carrusel muy especial, que se convirtió en un homenaje a esa radio mágica que nos inoculó desde críos la pasión por los domingos futboleros, el pitido de los goles y esos gritos desgarrados de los corresponsales repartidos por los campos de la piel de toro a los que ahora les quieren dejar en off sus micrófonos. Hasta Mourinho se ha aliado con la verdad, con un mensaje sano que ha secundado Guardiola. Las radios traen la paz al Puente Aéreo...

Huracán Cristiano. En Nueva York respiran aliviados gracias a que el temido Huracán Irene ha derivado en tormenta tropical nada más enfilar la mítica Quinta Avenida. Respiró La Gran Manzana, pero no así el Zaragoza del amigo Aguirre, que se encontró con un tifón-tsunami unidos en una sola pieza. La de un futbolista colosal llamado Cristiano Ronaldo. El depredador firmó su primer hat-trick del curso, ya lleva 90 goles oficiales con el Madrid y rebasa con creces su promedio de un gol liguero por partido jugado. Además, me encantó la humildad de sus declaraciones nada más finalizar el set en blanco. ¡Ese portugués, qué bueno y majo es!

Ánimo Kaká. No ha sido santo de mi devoción por sus guadianas desde que llegó aquí, pero les confieso que celebré el golazo de Kaká. Mou dice que le tranquiliza mirar al banquillo y verle a su lado. Yo sueño con que algún día le pueda contemplar desplegando su talento en la hierba, pero de titular y dando espectáculo. Su problema es que Özil es mucho Özil. ¿Y Xabi Alonso? Top, que diría Valdano. La mano que mece la cuna...

El falso 9. Así hay que rebautizar a Marcelo. El brasileño es feliz sintiéndose un alma libre, sin ataduras tácticas. Entra por la banda izquierda como Gento y penetra en el área como Puskas. Es la alegría de la huerta de Mou. De sus botas llegan goles (firmó el 0-2), asistencias... Lo del Camp Nou está olvidado. ¡Quién no se ha equivocado alguna vez en su vida!

Afición eufórica.El madridismo ha recuperado la ilusión y sabe que lo mejor está por llegar. Hoy me acuerdo especialmente de gente como Toñín El Torero. Gente que nunca se rinde, como su amado Madrid. El futuro es blanco.

Estadísticas AS.com