Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Copa América | Brasil 4 - Ecuador 2

Neymar saca el puñal y Pato el bazoka

Brasil vive de los espacios, el mejor escenario para Ganso. Cuando el 10 gana protagonismo, Brasil adquiere una velocidad de crucero que le hace superior al 80 por ciento de los adversarios. Pero cuando los rivales le meten morfina a los partidos y cierras las puertas al Valerón del Santos, la canarinha mengua hasta niveles alarmantes.

Fermín de la Calle

Durante la primera parte, Brasil demostró que el problema no es una falta de talento de sus jugadores, que lo tienen. Es una mentalidad indolente que se ha implantado, quizás herencia de la época más especulativa de Dunga. Pases insulsos, de una esterilidad grosera, que buscan mantener la posesión para no ser importunados con desmarques a la espalda de delanteros rivales. Arriba juegan al ralentí, rumiando un zarpazo de sus delanteros. Pato cazó un centro de André Santos, que más por desidia que por convencimiento, se sacó una rosca deliciosa desde los tres cuartos de campo por no seguir corriendo. Testarazo precioso del milanista y a sestear.

Pero no. Ecuador anda sumida en una caza de brujas en la que su presidente federativo ha señalado al seleccionador y ha advertido que hay jugadores que no merecen vestir la camiseta. Tocaba, por tanto, ser meritorios. Y lo fue con un Arroyo incisivo en la izquierda, disparando desde cualquier sitio. Más asociativos por la derecha con Méndez. Caicedo se curtió con los centrales brasileños, que vieron como un disparo centrado del granota se colaba bajo el cuerpo de Julio César segundos después de que Ramires hubiese topado con el palo de Elizaga. Empate al descanso merecido. Por las ganas ecuatorianas, por la indisimulada apatía canarinha. Maicon y Pato aparte.

La segunda parte pintaba parecido hasta que Ganso recibió, giró y regaló medio gol a Neymar con un pase supremo que el delantero mandó a la red. El talento del Santos al servicio de Brasil. El 11 se quita un peso de encima y el 10 sigue sumando asistencias. Ya lleva tres. Brasil subió una marcha y comenzó a merodear por el área ecuatoriana. Pero de nuevo apareció Caicedo, titánico, quien batió otra vez a un Julio César tierno con un disparo raso. Aún disfrutaba del gol la hinchada de Ecuador cuando Neymar se animó a disparar una pelota que botó en las barbas de Elizaga, que no pudo blocarla. Pato remachó a la red el disparo. El partido pasó del anestesiante primer tiempo a una continuación caótica.

Los espacios otorgaron protagonismo a Ganso y eso produjo una reactivación de los delanteros brasileños. Brasil, como Argentina, viven vidas paralelas en esta Copa América, resucitó al tercer día. Si ante Costa Rica Agüero llamó a la puerta de Florentino con dos goles. Ayer fue el turno de Neymar. El del Santos anotó su segundo gol aprovechando un pase de la muerte de Maicon. Paraguay les espera en cuartos de final. Una selección que se lo hizo pasar mal en el grupo, pero que ha encajado cinco goles en los dos últimos partidos. Justo cuando Brasil parece haberse quitado el corsé. Ayer Pato sacó el mazo y Neymar el cuchillo. Demasiado arsenal para un Ecuador donde el mazo de Caicedo resultó insuficiente.

Estadísticas AS.com