Estás leyendo

El pronóstico familiar es unánime: irá al Madrid

Tema del día | Kun maravilla en la Copa América

El pronóstico familiar es unánime: irá al Madrid

El pronóstico familiar es unánime: irá al Madrid

"No quiere lastimar a los atléticos, por eso duda".

"Hijo, si hago un gol, papá te lo dedicará a tí. ¿Me das un beso?". Y como hombre de palabra, el Kun cumplió y homenajeó al chavalito. Tras su golazo a Bolivia, Agüero cerró sus puños y se besó el tatuaje que tiene en el antebrazo con el nombre de su hijo. Luego, buscó con la mirada a un niño de dos años que desafiaba el frío con su abuela Claudia Villafañe y la mirada de su mamá Giannina Maradona. Era Benjamín dando gritos por la obra de arte que le acababa de ofrecer su papá. La felicitación de su suegro Maradona llegó vía móvil: "¡Qué golazo hiciste, pibe!".

Consciente de lo que le ha costado hacerse un hueco en la albiceleste, Agüero disfruta cada segundo. Se le ve conversando junto Messi y Banega, con quienes comparte mesa en las comidas. Entre ellos se montan duelos en la PlayStation, partidas de ping-pong, cartas y música cumbia-tropical. El trío es inseparable, a tal punto que Messi es su compañero de habitación. Lo mismo que en el campo de juego. "Agüero cambió el partido. A este gran nivel puede triunfar en el Madrid o en donde se lo plantee", dicen los bolivianos. 

Cobijado por el seleccionador Batista, Agüero tiene cierta incertidumbre por su futuro. Quiere ir al Madrid. Está adaptado a la ciudad y no está convencido de mudarse a Italia o a Inglaterra. Acaba de comprarse una casa. Y sabe que Mourinho lo quiere. La dificultad es la angustia que le genera ganarse el rencor de los atléticos, quienes pueden tomar su traspaso al Madrid como una traición. Eso le hace dudar. "Sabe que sería un golpe duro para los hinchas del Atlético, y no quiere lastimarlos con su decisión. Por eso duda", dicen en su entorno. Al acabar el partido le preguntaron si su gol le acerca al Madrid: "No estoy pensando en eso. Perdón, pero tengo la cabeza en la Copa América", se excusó ante AS, único periódico español que se lo cruzó en la desbordada zona mixta. Nadie sabe qué será de su futuro. Aunque el pronóstico familiar es unánime: terminará vestido de blanco.  

También te puede interesar