Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Liga BBVA | Atlético de Madrid

Adiós a Adrián Escudero

Adrián Escudero, máximo goleador del Atlético en la competición liguera, murió ayer a los 83 años de edad. "Yo simplemente marcaba los goles", decía sin alardes. Sus restos estarán hoy en el tanatorio de la M-30. El club tiene previsto rendirle un gran homenaje en el encuentro en casa frente al Real Madrid.

Adrián Escudero siempre tenía un segundo para quien quisiera hablar con él del Atlético de su época, de un fútbol muy diferente al de entonces: "Yo era el malo del equipo. Simplemente era el que marcaba los goles", comentó en alguna ocasión quitándose protagonismo. Adrián Escudero, máximo goleador en Liga del Atlético, falleció ayer en Madrid a los 83 años. Él fue uno de los que contribuyó a hacer grande al club madrileño. Empezó jugando de extremo izquierdo y acabó de delantero centro. Ganó dos Ligas, la de 1950 y 1951, y una Copa Duarte, en 1951. También fue internacional con España en tres ocasiones y logró marcar un tanto. Hizo el gol del empate a dos de España frente a Turquía en el desempate para acudir al Mundial de Suiza del 54. Un sorteo acabaría dejándonos fuera. La mano del 'bambino' Franco Gemma resultó fatídica.

En el Atlético hizo los goles 700, 900, 1.000 y 1.200 de los rojiblancos. Jugó en el club madrileño desde 1946 a 1958. En Liga marcó 150 goles y en todas las competiciones, 170. Disputó 287 encuentros ligueros y 37 de Copa. Posteriormente, fue entrenador del equipo del Manzanares en dos etapas: 1964 y 1966. En la primera sustituyó a Tinte y en la segunda, a Balmanya. Escudero recibió la insignia de oro y brillantes de la Asociación de Veteranos del Atlético.

El club rojiblanco lamentó ayer la pérdida de Escudero. Collar, otro de los mitos del club rojblanco, indicaba que "era un ganador nato. Siempre quería ganar. Decía que si un defensa te daba una patada, tenías que devolvérsela, pues así te ganabas su respeto. Era un compañero entrañable para todos". Cerezo, que se encontraba en Bilbao, lamentó que el Atlético perdiera "a uno de los más grandes de nuestra historia". En la pasada comida de Navidad de la Asociación de Veteranos, Escudero no pudo acudir. Todos le recordaron y se emocionaron al hablar de él: Adelardo, San Román, el padre Daniel y muchos excompañeros suyos...

Los jugadores lucirán brazaletes negros ante el Almería y el club le homenajeará en el siguiente partido en el Calderón, frente al Real Madrid: "Si perdíamos contra el Madrid, no podíamos salir de casa", decía Escudero. Se fue uno de los más grandes. Descanse en paz.

Estadísticas AS.com