Estás leyendo

Otro cerrojazo Mourinho

Final de champions | El análisis de Pedro P. San Martín

Otro cerrojazo Mourinho

Otro cerrojazo Mourinho

Mourinho pasó los noventa minutos del partido en pie. Es un manojo de nervios. Concentrado y exigente. Presentó un 4-2-3-1 esperado, muy defensivo y dejó todo en manos de Milito, que resolvió la final.

4-2-3-1 ajustado al guión. Mourinho no guarda sorpresas. Tiró de manual, con Cambiasso y Zanetti por delante de la defensa y Sneijder como corazón del equipo.

Blindaje en campo propio. El técnico portugués blinda el campo propio y espera velocidad para resolver arriba. Su defensa se apoya en sus dos centrales, Lucio y Samuel, que son como dos columnas.

Tensión desde la banda. Mou es parte del juego. Pasó el partido en pie, gesticulante y dando instrucciones. Mantuvo la tensión, la transmitió y fue exigente y enérgico con los suyos, a los que reprende si no cumplen las órdenes.

Etoo sufre. El modelo de Mourinho hace sufrir a Etoo. Le obliga a bajar incluso a jugar como lateral derecho. Pierde muchas energías en eso, pero... el dibujo y la táctica es lo primordial.

Milito y punto. El Inter lo apostó todo arriba a Milito. Mourinho le entrega la responsabilidad del ataque. Hizo dos goles. Mou no tocó nada.

Atento con Robben. Hizo una maniobra sabia Mou cuando quitó a Chivu en el 67'. Robben le estaba mareando. Zanetti cayó a la izquierda y controló mejor al extremo holandés.

Detalle final. Cambió a Milito en el último minuto para que se llevara la ovación de la grada. Mourinho estuvo listo en este relevo.

También te puede interesar