Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Copa del Rey | Getafe 1 - Sevilla 0

La Copa de Palop

Exhibición del portero. El Geta lo dio todo y fue mejor

La Copa de Palop Ampliar
AL LARGUERO. La ocasión más clara. Soldado remata, el balón bota y sale dirección al larguero, que repele la ocasión.

El Sevilla está en la final de la Copa del Rey 2010. Será la séptima vez en su historia que llegue a disputar el título. A la final llega de la mano de Palop. El portero sacó billete para todos sus compañeros realizando una batería de paradas. Es su Copa, porque fue el mejor en el partido de ayer, en la ida en Sevilla, en cuartos contra el Barça...

Pitó Iturralde el inicio y el Getafe dio un paso al frente. La defensa, a dos metros de la medular. La voluntad clara: al ataque. La primera oleada llegó en el primer cuarto de hora. Al minuto seis, Palop consiguió desviar a córner con la yema de los dedos un remate en parábola de Soldado. Al primer aviso le siguió otro aún más claro, y de nuevo Soldado, esta vez a sólo metro y medio de la línea de gol, remató al larguero. El rechace lo sacó Escudé en juego peligroso evitando que otra vez Soldado rematara de cabeza.

Pedro León y Parejo lo empezaban todo, las jugadas colectivas y las individuales. Fue Parejo el factor sorpresa de Míchel, jugando entre líneas, con libertad de movimientos pero siempre a la espalda de Zokora y Romaric. Parejo es un futbolista sereno que se resiste a que el fútbol se juegue a velocidad de baloncesto. Se agradece.

Y siendo cierto que Parejo lo mismo hace paredes con la derecha que con la izquierda o que regatea de tacón (a Zokora), no es la definición su fuerte. A los 13 minutos, falló un mano a mano con Palop.

En el portero del Sevilla conviene detenerse. Definitivamente, puede que Palop no sea Dios, pero es santo.Y el mayor responsable de que su equipo esté en la final. Porque el Sevilla fue Palop, un poco Navas y nada más. La única ocasión de la primera parte fue un remate de Perotti de tacón, no como lujo sino como recurso.

Sufrir. El resto para el equipo de Jiménez fue volver a sufrir. A los 33', ante un remate de cabeza de Manu que se fue alto. En el 42', en un disparo de Casquero desde fuera del área. Un minuto después, nueva aparición de Soldado, cuya volea a la media vuelta se fue alta. Todo lo que falló Soldado en la primera parte lo enmendó nada más salir en la segunda marcando el gol. Getafe hervía. Volvía a creer en la remontada. Pero en las duras es donde se ve el cuajo de los grandes y fue con el 1-0 cuando el Sevilla mejoró. De hecho, malgastó dos balas para matar el partido, una clarísima de Navas en el 80', pero metió demasiado abajo el pie, como quien saca en golf una bola del búnker, y otra de Perotti en el 81', al lanzamiento de una falta.

Getafe y Sevilla dignificaron la Copa hasta el final. Todavía pasado el 90' el Getafe pudo marcar con ocasiones de Casquero y Boateng. Pero no era el día de ellos. Ni el torneo de nadie. Es la Copa de Palop.

Estadísticas AS.com