Actualizado

Actualizado a las

Más fútbol

Más fútbol

campo fútbol
jugadores

Menotti

"Si el Real prioriza el éxito acabará esperando un invento de Kaká o Cristiano"

Mañana en Montevideo, en el estadio Centenario, Uruguay y Argentina reeditan una nueva batalla del río de La Plata. En juego, una plaza directa al Mundial 2010 de Suráfrica. ¿Cómo podíamos presentarnos a este partido sin hablar con César Luis Menotti? Pues eso

Tomás Guasch

Viene usted de recibir un premio de la revista alemana Kicker, en Nuremberg, y cuentan que el público le dedicó una ovación de diez minutos. ¡Grande la célebre sensibilidad alemana!

Fue muy emocionante, sí. ¡No paraban de aplaudirme! Yo no entendía nada El premio me hizo mucha ilusión pues interviene el Ministerio de Educación de Alemania y tiene que ver con el fútbol y la cultura. El alcalde de Nuremberg estuvo a mi lado, fue una experiencia muy gratificante.

Leí estos días en Buenos Aires una entrevista que le hicieron en La Final, publicación de los alumnos del segundo año de Periodismo Deportivo del Taller Escuela Agencia Deportea. Hablaba de una desculturización profunda, muy seria, en la sociedad argentina. Me temo que el fenómeno es universal, pero su reflexión me pareció interesantísima y viene al pelo ya que hablamos del premio alemán.

Hablábamos de política y, en efecto, es una barbaridad que muchachos de 18 y 20 años sean apolíticos pues deben participar en lo que será su futuro. Y sí, se ha producido esa desculturización en Argentina. Esta marginalidad que llega hasta las clases medias no es sólo producto de la pobreza, sino que no hay sentido de la pertenencia, no sabemos lo que es realmente nuestro. Y no es casualidad: se ha elaborado una destrucción de la solidaridad de los barrios, también del idioma. Ahora, cualquiera puede decir cualquier cosa. Por eso los jóvenes no encuentran lugar de participación y les llega la decepción. Es terrible.

¿Vio fútbol en Alemania?

Al Bayern, que tiene muy poca idea Empató a cero con el Colonia, que metió diez tipos debajo de su portería. La mejor Liga es la española, otra vez. Está el Barcelona, la nueva apuesta del Madrid: hay otra intención, se juega de otra manera. Es mejor que la inglesa, con la que se comparaba. El Arsenal está peor de lo que estaba, también el Manchester United

¿Y a usted qué le parece el Real Madrid?

Ya dije al principio de esta nueva etapa en el Bernabéu que una orquesta no se hace sólo con grandes músicos, que necesita un director que los aglutine y tiempo para ensayar a partir de una idea. Al respecto, y en el viaje de vuelta a Buenos Aires, leí una cosa de Valdano que me sorprendió, una cosa rara.

¿Y qué fue?

Dijo que la esencia del fútbol no es el toque sino el gol, ¡menuda definición! Desde el toque se busca el gol, no para hacer una exhibición de toque sino para definir. Es como si dijéramos que la esencia de la vida es respirar ¡Y algo más, eh!

El toque es idea y tiempo. Si le cuento que los hay que dicen aburrirse con España

¡Qué barbaridad! Llegar al gran equipo es cuestión de tiempo a través de una idea de juego si lo permiten las circunstancias. El Madrid es complejo, ya lo sabemos. Pellegrini tiene una apuesta diferente, no es lo mismo el Villarreal que el Madrid como tampoco el Barça y Osasuna, pero es un entrenador serio y capaz. Enfrente, además, tiene a los azulgrana que son la perfección o casi porque tienen gol y juego, gol y toque. Y no volvamos a la pavada esa de ganar o jugar bien. A mí me interesa ganar siempre, tanto como el que más. Lo que digo es que el Barcelona, como otros equipos antes, se hincharon a meter goles y a jugar bien y ganaron. Es un debate absurdo. La cuestión está en estar preparado para enseñar, no sólo para entrenar porque eso lo hace cualquiera.

Podría ponerle más de mil ejemplos.

Seguro. Son muy pocos los que pueden enseñar. Un entrenador plantea una idea y luego debe convencer que es por ahí por donde se llega a la eficacia, al buen rendimiento. La clave está en que el futbolista asuma esa idea por completo y que no la traicione nadie en el grupo cuando vengan mal dadas. En los vestuarios del fútbol argentino de hace 40 años se colgaba el cartel de las tres gés: ganar, golear y gustar. Puede que Pellegrini no haya encontrado todavía el equipo, pero es muy probable que lo encuentre.

El reto es dominar las urgencias y la derrota en Sevilla agitó las primeras.

Una exageración. Si priorizan el éxito la cosa acabará esperando a ver si a Kaká se le ocurre algo o que Cristiano Ronaldo agarre la pelota y haga la jugada de su vida; esperará un invento y hará mal. La Holanda de Cruyff no era sólo él, eran Rensenbrink, Rep, Neeskens La calidad estaba entonces y está en el Madrid de ahora, pero hacer el equipo necesita tiempo y más si hablamos de las máximas aspiraciones. Si con doscientos y pico millones de euros invertidos no pelean la Liga estamos jodidos, y perdóneme.

Esta Argentina recuerda al Real Madrid.

Sí, en que tampoco encontramos el juego. Tiene jugadores, casi seguro que se va a clasificar. Los chicos llegan, se juntan y juegan mal. Y no estoy de acuerdo en eso que dicen ahora de que les falta actitud: en los partidos contra Brasil, Paraguay y el del sábado con Perú corrieron como monos, pero corrieron mal. El equipo no gana porque juega mal, ésa es la única verdad y no lo de la falta de actitud. El problema es más profundo: llevo treinta años diciendo que el fútbol global, no sólo el argentino, necesita un debate serio, lo habré repetido millones de veces, pero luego el debate sólo aparece en cómo se reparte el dinero.

¿Y lo de Messi?

Leo no es un estratega, es un definidor de la estrategia, eso es lo que hace en el Barcelona donde participa del juego de Xavi, de Iniesta, de Touré, que cada día es mejor. Ellos elaboran y Messi se aprovecha después. Y le luce, claro. En Argentina, en cambio, todo es confusión y él se queda atrapado en ella.

¿Y Maradona?

Si se quiere ayudar a Diego ahora sólo hay una manera: desde el silencio. Deberían dejarle tranquilo, que buscara el equipo, pero no hay manera: aquí opinan todos, los periodistas, los dirigentes, los policías, los bomberos ¿Qué es esto? ¡Se trata del técnico de la selección! La discusión de si está o no preparado hubo que hacerla antes de que llegara. Cuando hablaron de nombrar a José Peckerman (seleccionador argentino en Alemania'08), a quien tengo en estima, dije que sólo había dirigido juveniles, dudaba de él. Le nombraron y se acabó la discusión por mi parte. Pues con Diego, lo mismo.

Y además, con Bilardo enredando.

¡Es terrible! Dicen que está por si Diego quiere consultarle. ¡Déjenle que consulte a quien quiera! Eso sí, lo que Maradona vive lo vivieron otros antes, y era gente con más experiencia. Estos días, por ejemplo, se ha recordado la clasificación para el Mundial de México ante Perú: empatamos muy al final y acabamos tirando los carteles de la publicidad al campo para que se acabara el partido; más tarde, Basile fue a la repesca y costó muchísimo superarla. Ahora está Maradona y la excusa es si entrenó más o menos. La discusión, el debate, hubo que plantearlo antes. Pero nada, apostaron por él por encima de Bianchi, que era el preferido de mucha gente... pero incómodo para el poder. A Bielsa le hicieron la vida imposible Así es esto.

¿Cómo ve lo del miércoles en Montevideo?

Pues muy difícil para las dos selecciones. Podemos estar ante el partido de la historia, ¡dejar fuera a uno u otro en el estadio Centenario! Nos encontramos ante un partido realmente terrible que puede no serlo tanto al final si Chile le gana a Ecuador. Y no me cabe duda de que Bielsa y los chilenos son gente seria, atraviesan por un gran momento y saldrán a ganar a ese equipo ecuatoriano que perdió su gran oportunidad en Quito, ante los uruguayos. Pero ni Uruguay ni Argentina pueden salir a especular y ese estadio de Montevideo es tremendo. Recuerdo que a mediados de los 70, en un amistoso, les ganamos por 2-3: hacía 25 años que Argentina no vencía allí. Ni con Sívori, ni con Pedernera, ni con Moreno, ni con Grillo Le estoy hablando de la historia del fútbol argentino. Sí, va a ser tremendo.

Estadísticas AS.com