Estás leyendo

El Barça mantiene el pleno ante un buen Málaga

Liga BBVA | Málaga 0 - Barcelona 2

El Barça mantiene el pleno ante un buen Málaga

El Barça mantiene el pleno ante un buen Málaga

AP

El conjunto azulgrana logró su quinta victoria liguera en otros tantos partidos disputados. Ibrahimovic abrió el marcador y Piqué lo cerró. Lo peor del encuentro para los de Guardiola fueron las lesiones de Henry y Chygrynskiy. El Málaga, que acabó con diez hombres por expulsión de Albert Luque, ofreció una buena imagen, pero su esfuerzo no obtuvo botín.

El Barcelona sigue intratable y sumó una nueva victoria liguera, esta vez en La Rosaleda ante un Málaga que no se lo puso fácil y que fue superior a su rival en algunos momentos del encuentro. Ibrahimovic y Piqué, que partieron desde el banquillo, fueron los goleadores del choque. El sueco abrió la cuenta en la primera mitad tras una asistencia de Messi y el defensa se encargó de cerrarla en la segunda cuando tan sólo llevaba dos minutos sobre el césped. Ambos jugadores entraron en sustitución de Henry y de Chygrynskiy, que acabaron el partido ante de lo previsto aquejados de molestias en el abductor y la rodilla respectivamente. Albert Luque fue expulsado de forma justa en los minutos finales por una dura entrada sobre Alves.

La visita del Barcelona a Málaga se antojaba un puro trámite que el equipo de Pep Guardiola debía cubrir en el placentero camino que recorre de la mano del Real Madrid hacia la creación de una liga particular por el título entre ambos equipos. El juego y la eficacia goleadora del conjunto culé en las cuatro primeras jornadas del campeonato le hacían partir como claro favorito. Enfrente, el Málaga de Muñiz, que trató de ponérselo lo más complicado posible al flamante tricampeón de Liga, Copa y Champions. Guardiola decidió dar descanso a Ibrahimovic tras el esguince de tobillo sufrido por el sueco en Santander y situó en ataque a Pedro, Messi y Henry. Chygrynskiy, que no puede ser alineado ante el Dinamo en Champions, ocupó el puesto de Piqué en el centro de la zaga. Así, el once inicial azulgrana fue el formado por Valdés, Alves, Puyol, Chygrynskiy, Abidal, Toure, Xavi, Keita, Pedro, Messi y Henry. El Málaga saltó al césped con todo, a excepción de Apoño y Edinho, que fueron baja para el choque.

El Málaga comenzó con la firme decisión de evitar que el Barcelona matara el partido en los primeros minutos, como ya hiciese el equipo culé el pasado miércoles en Santander. El conjunto andaluz saltó al césped enchufado, imprimiendo una velocidad inusitada a su juego aliñada con una fuerte presión que posibilitó la recuperación de balones cerca del área de Valdés y gozar de la primera ocasión clara de peligro por medio de Obinna, pero el ex del Inter se precipitó en el disparo mandando al limbo lo que pudo ser el primer tanto del encuentro. La sorprendente toma de iniciativa de los malagueños logró que el Barcelona se mostrase incómodo sobre el terreno de juego y tuviese dificultades para sacar el balón jugado desde atrás.

Con el paso de los minutos los de Guardiola comenzaron a crecer y todo volvió al guión previsto. El Barcelona se hizo con el dominio del esférico y apareció Messi. Dos jugadas individuales del argentino ayudaron a que el juego terminara instalándose en las inmediaciones del área de Munúa. Al borde de la media hora de juego Ibrahimovic entró en escena en sustitución de Henry, aquejado de molestias en el abductor de su pierna izquierda. Con la entrada del ex del Inter el conjunto blaugrana entró definitivamente en el partido y segó cualquier intención atacante de su rival. Así, a siete minutos del descanso, el delantero sueco se encargó de abrir la lata ejecutando a la perfección una asistencia de Messi. El quinto gol liguero de Ibrahimovic, que ha logrado marcar en las primeras cinco citas del campeonato, dejó sin efecto las buenas intenciones iniciales del Málaga y cambió radicalmente la lectura del choque por parte de ambos conjuntos.

Tras el descanso, el conjunto local repitió el buen comienzo protagonizado en el primer acto y se acercó al área rival, aunque sin ocasiones reales de peligro. De este modo, daba la impresión de que el gol podía caer de uno u otro lado. Valdo y Forestieri entraron en sustitución de Fernando y Baha. Málaga y Barcelona buscaban con empeño el gol, aunque con métodos bien distintos. Los locales lo hacían a base de esfuerzo y los visitantes haciendo uso de la calidad de sus estrellas. La segunda lesión del conjunto catalán en el partido, esta vez de Chygrynskiy, posibilitó la entrada de Piqué, que tardó tan sólo dos minutos en transformar un saque de falta de Xavi en el segundo y dejar el partido visto para sentencia.

Con ventaja holgada en el marcador y con un rival tocado al ver que su esfuerzo no obtenía botín alguno, el Barcelona practicó un fútbol control en la recta final del choque que le llevó de forma placentera hacia su quinta victoria consecutiva en Liga. De esta forma, el conjunto de Guardiola mantiene el pleno de victorias en el torneo de la regularidad, donde tan sólo el Real Madrid de Kaká y Cristiano Ronaldo es capaz de mantener su ritmo.

También te puede interesar