Estás leyendo

Ibrahimovic llega con la mano rota y su presentación acaba en caos

Barcelona | Se presentó el delantero sueco

Ibrahimovic llega con la mano rota y su presentación acaba en caos

Ibrahimovic llega con la mano rota y su presentación acaba en caos

rodolfo molina / enric fontcuberta

La presentación de Zlatan Ibrahimovic, el rutilante fichaje del Barcelona, fue esperpéntica. El jugador, que deberá ser operado hoy de una fractura en la mano, no podrá jugar en la gira por Estados Unidos y no debutará (algunos minutos) hasta el Gamper. Al Camp Nou acudieron 55.000 aficionados que tuvieron que esperar dos horas porque no llegaba el fax del adiós de Etoo. Y, al final, hubo invasión de campo. Eso sí, el sueco ya se vistió de azulgrana.

La presentación de Zlatan Ibrahimovic como nuevo jugador del Barcelona tuvo tintes tragicómicos: el delantero llegó con una mano rota (hoy al mediodía será operado de una fractura en la base del segundo metacarpiano, ira de turista a la gira USA y no debutará hasta el Gamper), los aficionados tuvieron que esperar dos horas al sol por culpa de un fax que no llegaba y al final hubo invasión de campo. No se puede ser más original...

Ibrahimovic, 194 centímetros de gran futbolista, debió quedar realmente impresionado con lo ocurrido ayer en el Camp Nou. En su intento de emular las presentaciones madridistas de Kaká o de Cristiano Ronaldo, la presidencia azulgrana había arengado a sus aficionados para que acudieran en masa. El problema es que fijó la vista a las seis y media de la tarde... pero no fue hasta las ocho y media cuando Ibrahimovic apareció sobre el terreno de juego.

Ocurrió, primero, que no llegaba el fax con el tránsfer por el que Samuel Etoo se desvinculaba definitivamente del Barça. Mientras el canal televisivo del club servía imágenes de Laporta, sus directivos y Txiki Begiristain junto a Ibrahimovic, esperando en la trastienda, miles de espectadores iban llenando las gradas.

Cuando por fin llegó el fax, había que hacer la rueda de prensa. Total, dos horas de espera. Cuando por fin salió el jugador (Laporta se quedó dentro, por si acaso), un aficionado se coló en la hierba y sirvió de llamada para la invasión. Carreras, empujones, golpes, rotura de cristales, hierba arrancada e imágenes inolvidables (vean hoy Cuatro) en una presentación que acabó en un caos.

La salida de Hleb no está aclarada

Uno de los acuerdos del fichaje de Ibrahimovic sigue coleando: la cesión de Hleb al Inter. Ayer, todavía no estaba claro. En principio, el Barça debe pagar un millón de euros al Inter y el 70 por ciento de su ficha. Si Hleb no se va, seguiría pagando el millón y asumir toda la ficha.

También te puede interesar